"Pensé que me iba a morir": Pancho Saavedra revela terrible experiencia durante viaje al altiplano

El animador sobrevivió a uno de los momentos más terribles que le ha tocado experimentar durante las grabaciones del programa "Lugares que Hablan"

Por Pía Correa

El éxito de "Lugares que Hablan" es innegable, y puede ser que su clave esté en los atractivos escenarios y vivencias mostrados por su conductor, Pancho Saavedra.

Sin embargo, lo que vivió el animador durante la grabación del último capítulo, estuvo lejos de ser una buena experiencia, pues el viaje se convirtió en uno de los más duros que les ha tocado registrar.

En conversación con La Cuarta, Pancho reveló que sufrió un desvanecimiento el 24 de marzo recién pasado, en medio de una visita al norte altiplánico de Chile. Más especificamente, en las Lagunas de Cotacotani, que están a 4.250 metros sobre el nivel del mar.

"Llegamos donde una familia que nos iba a mostrar sus tradiciones. Salimos muy temprano ese día. A las 5 de la mañana llegamos a Arica y desde allí nos fuimos de inmediato a Putre", dijo.

Según explicó, una persona que no está acostumbrada a la altura de la zona, debe pasar al menos un día aclimatándose en Putre antes de partir, pero el equipo no quiso esperar y subió de todas formas.

Además de eso, el animador fue con una parka de pluma delgada, sin considerar las variaciones en la temperatura; y caminó durante 45 minutos para llegar a las lagunas. "Nunca nos habíamos sometido a un esfuerzo físico así en altura", dijo.

Pero todo empeoró cuando contó que "una persona que nos acompañaba me dice a 30 minutos de haber partido la caminata, si le ayudaba con la pala a hacer unos hoyos que estaba cavando".

"Me desgasté mucho y ya tenía falta de oxígeno", agregó.

En ese momento, Pancho se empezó a sentir mal. "Comía hojas de coca, me consumí un oxígeno que llevábamos, seguimos caminando y les digo: ‘Me siento mal’ y vi unos puntos amarillos, se me apagó la tele", explicó.

"Despierto y me dio un ataque de llanto, de desesperación. Me faltaba el aire, la temperatura bajó a un grado, empezó a llover y granizar. Estaba muy poco preparado para lo que íbamos a vivir", añadió.

"No sentía las manos y eso terminó por desesperarme. Me dio terror, pensé que me iba a morir en ese minuto, pensaba de dónde voy a sacar aire para respirar", confesó.

Ante el complicado escenario, el animador fue trasladado por sus compañeros hasta la camioneta en donde viajaban.

"Lo único que me acuerdo es que me encomendé a mi tía Violeta, que es mi tía regalona que se murió hace dos años. Le dije: ‘Viole, protégeme, por favor’, pensaba en ella", contó.

"Los chiquillos me sobaban las manos, yo trataba de sentir calor en el cuerpo, en la cara, para que me circulara la sangre, no sentía las extremidades, era como que no tenía manos", explicó.

Un terrible momento que será transmitido de todas formas el próximo sábado, ya que, según el animador del programa, "es necesario mostrar lo que pasó, porque hubo mucho de irresponsabilidad nuestra, esto le puede pasar a cualquier persona por no tomar resguardos".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo