Crisis en TVN: Quiebre en el directorio desata su peor teleserie

Pérdidas millonarias, debates por los altos sueldos de sus rostros y altos cargos, inestabilidad en su liderazgo y bajo rating han llevado a la señal pública a su peor momento, que estalló con la filtración de un informe de la contraloría del canal

Por Nicholas Townsend

Televisión Nacional vive sus días más complejos en años. El quiebre en el directorio de la señal pública, luego de que Francisco Orrego, su presidente, acusara irregularidades en la contratación del director ejecutivo Jaime de Aguirre, las que involucrarían condiciones especiales y beneficios que no habrían sido aprobados por la plana mayor del canal, según un informe de la contraloría interna filtrado a la prensa, han hecho que la señal deba enfrentar su peor teleserie.

Este hecho marcó el punto más profundo de la crisis que vive TVN hace años. Una que no sólo ha traído inestabilidad en los altos cargos del canal, también ha generado la salida de rostros e importantes cargos en distintas áreas y remar constantemente desde atrás en materia de rating. En 2015, Santiago Pavlovic afirmaba a Publimetro que “seguir pagando 20 a 25 millones mensuales, en estos momentos, es irresponsable”. En ese tiempo, el periodista era parte del directorio de TVN y, tras los malos resultados del canal, planteaba que ese tipo de sueldos “no vamos a tener”.

Cerca de dos años y medio después, el mismo profesional realizó el último cuestionamiento público a los salarios recibidos por los rostros y los altos cargos del canal, a través de una carta a El Mercurio, en medio del debate que existe tras el apoyo estatal que consiguió TVN al aprobarse la capitalización por una suma de 47 millones de dólares.

“Parece oportuno plantear que el canal público no debiera seguir pagando sueldos estratosféricos que no se condicen con su situación económica, su condición de empresa pública ni con su nivel actual de rentabilidad o, mejor dicho, de pérdidas”, escribió.

Este debate por los sueldos tuvo su víctima más visible el año pasado, cuando Mónica Pérez decidió renunciar a TVN tras 22 años trabajando en el canal. La periodista había anunciado que se iría a vivir a Inglaterra junto a su marido, Francisco Sagredo, y su idea era seguir vinculada a la señal pública. Pero a días de abandonar el país, los sindicatos de la señal estatal cuestionaron la remuneración mensual de cinco millones que recibiría durante su estadía en Europa.

En la misma línea, la organización gremial de TVN también se manifestó acerca del sueldo base mensual de 18 millones de pesos de Jaime de Aguirre, su bono de cumplimento de metas y la indemnización especial que tendría el ejecutivo. El Sindicato de Prensa de TVN aseguró que ha solicitado que los sueldos de los ejecutivos y rostros del canal no superen al del Presidente de la República (9,6 millones de pesos), “debido a que la señal lleva más de cinco años acumulando pérdidas económicas”.

“Las remuneraciones de los ejecutivos del canal, que se encuentran sólo parcialmente publicadas en la página web, y que se han filtrado a la prensa, no guardan relación alguna con los resultados de la empresa ni con la situación de la industria. Tampoco es aceptable el pago de bonos por cumplimiento de metas, en una compañía que sólo arrastra pérdidas en los últimos 4 años”, agrega el comunicado.

Lo concreto es que en 2013 la señal estatal alcanzó una pérdida de 10 millones de dólares, cifra que incrementó a 11 y 41 millones en los siguientes dos años. Para 2016, el canal logró reducir a casi la mitad las pérdidas sumando alrededor de 22 millones de dólares en contra y el año pasado anotaron una pérdida de 15 millones de dólares.

Remando desde atrás en el rating
En el plano programático, los números tampoco son alentadores. En 2014 TVN pasó al cuarto lugar del rating anual con 6,8 puntos. Dos puntos y medio menos, registraron al año siguiente. En 2016 lograron 5 puntos de rating, mientras que el año pasado no pasaron los 4,8. El fracaso que significó la teleserie nocturna “Dime quién fue” (5,5 puntos de rating), tibias apuestas como “¿Y tú qué harías” y decisiones programáticas como la de emitir la serie nacional “Ramona” los sábados, que llevaron a la producción a tener pobres números de audiencia, son algunos de los ejemplos de los traspiés que vivió el canal el año pasado.

Esta primera mitad del 2018, los buenos números de los festivales de Talca y Olmué fueron un impulso para la señal pública, pese al revés que vivió con la teleserie “Wena Profe”. Estos últimos meses, TVN celebraba el volver a ser competitivos en las tardes, con el regreso de “Rojo” y “Carmen Gloria a tu servicio” (en su bloque de las 20:00 horas subieron de cinco (enero) a diez puntos de rating promedio (julio), según cifras del canal. Además, en su rating de la mañana (08:00-13:30 horas) pasaron de 3,8 puntos promedios en enero a 6,1 en lo que va de este mes. Esto, antes de que el conflicto en su directorio estallara. En los últimos seis meses TVN pasó de 4,7 puntos promedio de rating en enero a promediar 5,9 puntos a la fecha.

Inestabilidad en su liderazgo
El no poder dar vuelta las negativas cifras económicas y la urgencia de rating durante los últimos años impactó en la dirección ejecutiva de TVN, generando una inestabilidad en el cargo desde la salida de Mauro Valdés en 2014. Tras tres años y once meses, el abogado abandonó su puesto y fue sucedido por Carmen Gloria López, quien ejerció por dos años, destacando, entre otras cosas, por una rebaja voluntaria de su sueldo en un 12% en 2015. En marzo de 2016 asumió Alicia Hidalgo, quien sólo estuvo nueve meses en la presidencia hasta diciembre de 2016, para ser reemplazada por Jaime de Aguirre.

Fuga de profesionales
Todo esto hace que la fuga de actores y profesionales casi sea un pie de página. Tras protagonizar “Un diablo con ángel”, Daniel Muñoz dejó TVN para sumarse a Mega. Mismo camino recorrió Juan Manuel Astorga. Ademas, en enero Alberto Luengo dejó su cargo como director de Prensa, labor que desempeñaba desde 2014. El puesto fue ocupado por Gianfranco Dazzarola, subdirector de Prensa y el editor general Hugo Marcone, quien fue reclutado por la señal del Grupo Bethia a comienzos de mes.

En medio de los peores días de TVN, Pilar Bernstein tenía que ser confirmada esta semana como la nueva directora de Prensa, pero el quiebre en el directorio terminó por frustrar su llegada.

Con el conflicto en su punto más alto, la salida de Francisco Orrego y Jaime de Aguirre de sus respectivos cargos se plantea como solución a corto plazo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo