Dra. Cordero recordó episodio de acoso vivido con Fernando Villegas e hizo un lapidario diagnóstico sobre su personalidad

No se guardó nada.

Por Dannae Arias

Este miércoles, durante su participación en Mentiras Verdaderas, la doctora María Luisa Cordero revivió un episodio de acoso vivido con el controvertido Fernando Villegas.

En la instancia, la profesional reiteró la denuncia contra el ex penalista de “Tolerancia Cero” que hizo pública en 2013: aquella vez Villegas le habría intentado tocar los senos con ambas manos, algo que Cordero no permitió.

De hecho, cuando le dijo “Atrévete a tocarme”, él le respondió que se calmara.

“Qué buenas tus tetas Cordero”,  le habría dicho el sociólogo, a lo que la psiquiatra respondió tajantemente: “Tan buenas como mi cerebro”.

Si bien este episodio ocurrió en 1996, en el programa “Domicilio Conocido”, la denuncia pública fue hecha durante un programa transmitido el 2013.

Pese a la mala experiencia, la médico aseguró que ya es parte del pasado: “Yo quiero decir una cosa esta noche, y no me estoy bajando ni los ‘churrines’, ni la faja ni el sostén. Yo perdono a este caballero, lo tengo perdonado“, sostuvo Cordero.

Por otro lado, la doctora aseguró conocer otras situaciones donde Villegas habría atacado a mujeres, incluyendo a la actual ministra de la Mujer, Isabel Plá y a Catalina Parot, la presidenta del Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Diagnóstico

A raíz de este tema de conversación, la Dra. Cordero realizó un “perfil” psicológico de Villegas.

“Siempre me critican que hago diagnósticos a distancia pero he tenido aciertos. Yo creo que Fernando Villegas tiene un severo trastorno narcisista, que le viene de tener una inteligencia relativamente superior al promedio, yo eso se lo reconozco”, aseguró.

Agregando que “mi teoría es que yo escarbo y veo una persona profundamente insegura, porque con las características intelectuales que él tiene uno espera que sea un dechado de virtudes sociales, porque como es tan inteligente puede ser muy sagaz para seducir. Una poesía, una paradoja verbal, pero no las vulgaridades que salen de su boca”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo