“Todo por un hit”: el libro que retrata el desenfreno en la industria del rock y el acoso sexual en la música

El libro escrito por Dorothy Carvello, la primera ejecutiva de Atlantic Records, revela la sórdida vida en el sello responsable de leyendas como Rolling Stones, Led Zeppelin y Aretha Franklin

Por Fabian Escudero

Cuatro líneas de cocaína, dos cigarrillos de marihuana y 14 vasos de vodka. En eso consistía la rutina nocturna del empresario Ahmet Ertegun, cofundador de Atlantic Recording Corporation, unos de los principales sellos discográficos que cimentó las carreras de destacados artistas, desde los jazzistas John Coltrane y Ray Charles, hasta íconos del rock como The Rolling Stones y Led Zeppelin.

Pero no todo era glorioso en Atlantic. Dorothy Carvello, conocida como la primera ejecutiva de la casa discográfica, deicidió registar sus vivencias en el imperio del rock en “Lo que sea por un hit: una mujer sobreviviendo a la industria de la música”, libro que será publicado en Estados Unidos el próximo 4 de septiembre y que revela, no sólo el desenfreno vivido por sus principales referentes, sino que también el machismo, el acoso y el abuso sexual de los que eran víctimas las mujeres en la industria.

Según la revista especializada Billboard, Carvello describiría Atlantic como “un circo mezclado con una orgía”, aunque reconocería que era un lugar “divertido”.  La autora cuenta que le gustaba codearse con estrellas como Mick Jagger y Jimmy Page, pero también relata traumáticos episodios, como que en sus primeros días de trabajo dos ejecutivos le bajaron la falda en el ascensor, o que habían decorado su oficina con juguetes sexuales e indumentaria sadomasoquista.

Y es que el acoso sexual era cuestión del día a día. “Viví en un mundo de varones,  donde el acoso sexual se daba por sentado. Sabía que estaba mal, pero no pensé en luchar contra eso. La única opción, parecía, era sonreír y soportarlo”, escribe Carvello.

La autora cuenta a lo largo de 240 páginas los excesos del fundador de la discográfica, historias de las que él mismo se jactaba. “Anoche fui a un concierto y después fui al backstage con el cantante. Teníamos cinco chicas alineadas desnudas y nos turnábamos para follarlas, una tras otra”, escribe Carvello, como una de las tantas historias que recuerda haber oído de la boca del magnate, que, según explica, muchas veces pagó por el silencio de mujeres que lo chantajeaban.

Dorothy Carvello fue despedida finalmente tras negarse a sentarse en el regazo de Jason Flom, uno de los princiaples ejecutivos de la compañía. Tras quejarse con Ertegun por el comportamiento de Flom, eéste le exigió a ella que se disculpara, y como nuevamente se negó a acceder, le pidieron la renuncia.

“Siempre sería una secretaria, una mierda. Les había permitido tratarme mal y sin respeto”, relata.

Ertegun, una especie de Harvey Weinstein de la música, se mantuvo como presidente de la compañía hasta diciembre de 2006, fecha en la que falleció a los 83 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo