Sean Cimino, guitarrista de Foster the People: “No entiendo el objetivo de la crítica musical”

El músico habló con Publimetro sobre su nuevo disco y su presentación en el festival Color Night Lights hoy, en el Velódromo del Estadio Nacional

Por Fabian Escudero

Son, sin duda, una de las bandas más importantes de los últimos años. Y es que con sencillos como "Pumped up kicks", "Houdini", Foster the People se ha posicionado como uno de los conjuntos generadores de hits radiales gracias a sus ritmos psicodélicos y coros pegajosos.

Es con esta reputación que vuelven a Chile luego de tres años desde su última visita. Su guitarrista, Sean Cimino, habló con Publimetro sobre "Sacred Hearts Club", su más reciente álbum, el cual presentarán esta noche en el escenario del festival Color Night Lights en el Velódromo del Estadio Nacional junto a Noel Gallagher, DJ Jinco, Saiko y Dulce y Agraz.

Sean, si bien tocas con la banda casi desde su nacimiento, ¿existe una verdadera diferencia entre ser un miembro de apoyo a ser parte de la banda?

 [Ríe] No hay mucha diferencia para ser honesto. Desde el principio todos han sido como hermanos, y muy cercanos. Creo que hay un respeto que se va construyendo, personalmente desde lo musical. Pero, aunque no hay mucha diferencia, aún así es genial ser invitado a ser parte de la banda.

¿Compusiste algo para “Sacred hearts club” o fuiste parte del proceso creativo?

Sí… En las guitarras. Bueno, en verdad, Mark (Foster), él es un compositor y escritor increíble así que la creatividad es como su sello, pero yo le llevo ideas con la guitarra y también en la producción. Pero él es el que escribe las canciones.

¿Cuál es tu canción favorita de este disco? 

“SHC”. Creo que es una canción que envuelve el sonido y el concepto de la banda demasiado bien… Es tan hipnótica, especialmente desde su introducción. Fue además la primera canción que decidimos que estaría en el disco.

¿Qué diferencia a este disco de sus anteriores entregas?

Creo que hay una visión distinta aquí, ¿sabes? Creo que como banda estábamos más abiertos y vulnerables a lo que podría venir, creciendo y desarrollando ideas con diferentes sonidos. Hay muchas influencias de hip-hop y otros arreglos que no habíamos probado antes. Todos esos elementos combinados hicieron posible ese proceso creativo.

Uno de los elementos distintivos de “Sacred hearts club” es la incorporación de dos pistas de interludio, pequeños espacios instrumentales que sirven como pausas a lo largo de los casi 42 minutos del álbum…

Quisimos jugar un poco con estos elementos que ya habíamos probado en “Supermodel” -su segundo disco-. Pero ahora añadimos estas dos pistas que en realidad vinieron cuando el álbum ya estaba terminado y sentíamos que le faltaba algo. Teníamos algunos sonidos guardados y empezamos a probar y cada uno escuchó el disco y decidimos incorporarlas.

En general la crítica no calificó muy bien a “Sacred hearts club”. Pitchfork le dio un 5,5 sobre 10, Metacritics un 56/100, Q dos estrellas de cinco, por dar unos ejemplos. ¿A qué crees que se debe?

Bueno, para ser honesto, no puede importarme menos lo que digan los críticos. Es su trabajo, pero aún no entiendo el objetivo de la crítica musical. Creo que es genial si no te gusta algo, puedes decirlo, comentarlo, pero tener, no sé, el deber de escribir sobre eso… No creo que en verdad nos interese. No hacemos música para los críticos, ni para hacerlos felices. Pueden hacerlo, pero nosotros no los escuchamos.

¿Qué esperas del show de esta noche?

Cada vez que hemos estado en Chile ha sido increíble. Es gracioso y asombroso, los fans nunca nos han decepcionado y en cada show se puede escuchar a la gente cantar y es, ¿cómo decirlo?, algo envolvente. Y cuando uno recorre el mundo tocando es lamentable ver gente en los conciertos que se queda mirando el celular y parece estar en otro lado… Pero nunca hemos experimentado eso en Chile. Se siente cuando el público está contigo. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo