Robbie Williams fue pura diversión en su regreso a Chile

El cantante británico realizó un show de dos horas que siempre estuvo en función de su fanaticada local que esperó doce años por su regreso

Por Nicholas Townsend

"¿Cuánto me extrañaron?", pregunta Robbie Williams a veinte minutos de iniciar su show y terminar de cantar "Monsoon". La respuesta es ensordecedora.

"Yeah, yo tambien", responde satisfecho el británico. A esa altura, el cantante ya había mostrado al público su entrepierna, su trasero (vestía una falda negra) y advirtió que el de los presentes serían de él.

Y con solo tres temas su aviso ya era una realidad. Las cerca de 13 mil personas que llegaron al Movistar Arena le siguieron cada uno de los juegos que "el gran entretenedor" les proponía. Incluso replicó, a su estilo, la dinámica de Freddy Mercury, que por estos días se puede ver recreada en los cines.  "Me extrañaron, ¿cierto?", volvía a preguntar al pasearse por la pasarela dispuesta que atravesaba la cancha VIP.

Acompañado de ocho músicos, tres coristas y seis bailarinas, Williams montó un show que en su primera media hora estuvo enfocado a su discografía más reciente, siendo el primer gran hit un cover de "Freedom", su homenaje a George Michael. "No soy gay… Pero le haría sexo oral", fue su manera de manifestar su fanatismo por el fallecido cantante.

Su irreverente humor siempre estuvo presente. Incluso cuando se hizo cargo de los nueve años que pasaron desde su visita anterior preguntando si conocían su material nuevo, cantando estrofas de un par de canción más recientes para ver si el público las coreaba, para luego ponerlas a prueba con temas de otros artistas (MC Hammer, Prince, A-ha e, incluso, Take that) que los presentes no dudaron en cantar.

Acto seguido vinieron sus éxitos. "Come undone" y "Millennium" sonaron seguidas, pero Robbie Willians no descansó en ellos y siempre se puso en función de sus fanáticos. Subió a una joven a quien le dedicó "Something stupid", le cantó cumpleaños a otra fanática cuyo nombre nunca pudo comprender y le firmó el brazo a una tercera que prometía tatuarse su autógrafo.

El remate vino con "She's the one", "Feel" y "Rock dj", para luego despedirse del escenario, tras hora y media de show.

"Better man" (tema que canto junto a su padre Peter Williams) , "Angels" y "My way" cerraron un concierto en el que ex Take that se entregó picantemente a un público  que dejó pasar el hecho que Robbie Williams varias veces mostró que la voz no lo acompaña siempre, pero que lo suyo, hoy, es entretener.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo