Tres palabras para un gran hito: “Una mujer fantástica”

“Se trata, a todas luces, del hito cultural del año, cuando no del siglo”, asegura nuestro columnista Sebastián Cerda

Por Sebastián Cerda

En materia de cultura y espectáculos, la ola de resúmenes que a esta hora nos inunda seguro encontrará varios nombres a los cuales echar mano: Luis Miguel y sus vaivenes, las partidas de Lucho Gatica y Aretha Franklin, el imperio del trap comandado por Bad Bunny, el asalto mundial dado por el K-Pop, etc.

Sin embargo, para los que vivimos entre Los Andes y el Pacífico, al sur del paralelo 17°, seguro hay un hito de tono excluyente, una detonación mayor cuya onda expansiva debería extenderse por mucho tiempo, incluso más allá del ámbito cinematográfico y artístico: El Oscar conseguido por la cinta “Una mujer fantástica”, en el apartado “Mejor película de habla no inglesa”.

Se trata, a todas luces, del hito cultural del año, cuando no del siglo. Porque aunque los cinéfilos locales puedan encontrar otras obras chilenas para que punteen en sus rankings personales, el haber desplegado la historia precisa en el momento justo, y haber seducido al jurado cinematográfico más importante del orbe, sin dudas pone a esta cinta en un lugar de avanzada del arte nacional.

Gran mérito de Sebastián Lelio, un director con lenguaje propio y factura probada, que película tras película viene depurando su trabajo hasta dar con un estándar de altura, capaz de resaltar en cualquier latitud. No por nada las mecas del cine pusieron la mira en él, para dar vida a una nueva versión de “Gloria” protagonizada por Julianne Moore, y la muy comentada “Disobedience”, con Rachel Weisz y Rachel McAdams.

No hay claridad sobre lo que el cineasta nos traerá en el futuro, pero su sola firma ya permite ir despejando iniciales dudas: Tras “La sagrada familia”, “Gloria” y “Una mujer fantástica”, podemos confiar en que será algo que seguro no nos dejará indiferentes.

Pero quizá este hito no sería tal si esto se tratara sólo de cine. La película protagonizada por Daniela Vega también llegó hasta donde llegó porque además supo remecer cimientos sociales, alentar discusiones, visibilizar problemáticas urgentes, ponernos frente al espejo.

Sobre el escenario del Teatro Dolby en Los Angeles -un hito en sí mismo-, Vega pidió simplemente que sintamos el amor, una capacidad y un derecho universal, del que muchos aún pretenden privar a otros. En Chile, el debate legislativo sobre identidad de género logró evitar el letargo infinito al que las leyes están condenadas en nuestro país, y discusiones periféricas que muchos han buscado meter bajo la alfombra, adquirieron de pronto un carácter contingente. Todo alentado por una obra de ficción y la voz cantante de su protagonista.

Por todo esto es que “Una mujer fantástica” se lleva las loas finales este año, sin retador a la vista. Seguro quedarán algunos pendientes por delante, como el desarrollo actoral de Vega, más allá del impacto puntual que esta producción le significó. Pero hay tiempo para eso.

Este 2018 ha sido momento de celebrar y de empuñar las manos por “Una mujer fantástica”, su Oscar y su causa, esperando que el cine chileno del futuro nos traiga nuevas satisfacciones, y no transforme a este logro en una solitaria leyenda.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo