Olmué 2019 partió con una fiesta sin precedentes que lideró la sintonía

Chico Trujillo abrió los fuegos y desató una euforia que se potenció con el “show de estadio” de Guachupe

Por Karen Cordovez

Una fiesta sin precedentes fue la que se vivió anoche en El Patagual, en el marco de la primera jornada del Festival del Huaso de Olmué. Y es que el nivel de euforia desatado por Chico Trujillo no se había visto antes en este escenario; y menos el fanatismo musical al estilo barra brava que llevaron los chicos de Guachupe, encargados de cerrar con broche de oro una jornada que lideró la sintonía con 13,1 puntos y un peak de 19 unidades.

La noche comenzó con el pie derecho de la mano de una especial obertura en la que se destacaron 5 icónicas canciones de nuestro folclore. El público las coreo y aplaudió aquella presentación, aun cuando desde el “vamos” demostraron que estaban ahí por una sola razón: querían escuchar en vivo a dos de los máximos exponentes de la cumbia local.

El Macha y compañía fueron los primeros en subir al escenario, y desde el primer acorde pusieron a bailar a un Patagual que parecía un estadio de fútbol, con cientos de personas con la camiseta de Guachupe, “armadas” de lienzos y banderas que movían al son de cánticos de barra.

Todos ellos disfrutaron del show que marcó el regreso de Chico Trujillo al certamen tras 10 años; certamen que, empero, fue víctima de dos desaires por parte del vocalista. Primero, no quiso acercarse a los animadores para recibir el galardón del festival y luego se negó a dar nota al backstage, como lo hacen todos los artistas que pasan por Olmué. Pese a todo, no fue empañada una presentación potente, carismática y simplemente memorable que dio inicio a la fiesta que se extendió hasta pasadas las 2 am.

Rodrigo “AltoYoyo” Vásquez tuvo la difícil misión de subir al escenario tras el Macha y lo hizo en medio de los cantos a favor de Guachupe. “Son una especie de barra… antes de salir los escuché cantando y obviamente eso asusta un poquito”, reconoció tras su show el joven comediante que a pesar de que las condiciones no eran del todo favorables, logró convencer a los asistentes de la mano de una rutina graciosa que, según dijo, “me dejó conforme y muy contento”.

Tras la presentación de cuatro de los ocho temas en competencia, llegó el momento que la galería- atiborrada por personas que llegaron en 11 buses a la zona-estaba esperando: el show de Guachupe.

Los intérpretes de “Es mi vida” hicieron cantar, saltar y bailar a los presentes y mantuvieron la alta sintonía de la jornada, a pesar del horario, llenándose de elogios en El Patagual y las redes sociales.

El Festival de Olmue continúa hoy con el show de Jose Feliciano, el humor de Belen Mora y los éxitos de Silvestre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo