"Game of Thrones": La exigencia que le impusieron a Sophie Turner durante sus 10 años como Sansa Stark

La actriz tuvo que hacer grandes sacrificios para interpretar a Sansa Stark.

Por Redacción Nueva Mujer

A menudo un actor tiene que cambiar mucho sobre sí mismo para convertirse verdaderamente en el personaje que interpreta. No solo tienen que meterse mentalmente en los zapatos del personaje. Sino que asumir costumbres que tendría este. Esto es exactamente lo que tuvo que pasar la actriz de "Game of Thrones", Sophie Turner. Todo con el fin de transformarse en Sansa Stark.

Turner ganó el papel de Sansa cuando sólo tenía 13 años. Pero antes de filmar, tuvo que cambiar mucho sobre sí misma. Cambios que  sin saberlo, vivirían con ella durante los próximos 10 años.

Lo primero que tuvo que cambiar fue, por supuesto, su cabello rubio, ya que tuvo que teñirse de rojo. Pero Turner no estaba muy molesta por el color del cabello, ya que ser pelirroja le daba poder y la hacía sentir más segura.

Sophie Turner tenía prohibido tomar el sol

Mientras Turner fue Sansa, se le prohibió estrictamente estar al sol,  porque tenía que mantener su tez pálida.

Casi nunca hay sol en el norte durante el invierno, así que obviamente parecería extraño si Sansa estuviera un poco bronceada. Turner se acostumbró a agregar protector solar a su régimen diario de cara.

"Mientras trabajaba en 'Game of Thrones', no me permitieron salir al sol porque tenía que mantener la tez pálida de Sansa. En ese momento, era un rollo, pero en realidad resultó ser una bendición para mi piel". Turner le dijo en una entrevista.

Ahora que ha terminado de filmar lo último de "Game of Thrones", Turner se ha cortado el cabello y luce su color natural. De hecho, afirmó que quiere cortarlo aún más corto.

Te mostramos en video:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo