Lollapalooza Chile 2019: Arctic Monkeys dieron un cierre de calidad a la novena edición del evento

Además de los liderados por Alex Turner, sus compatriotas Sam Smith y The 1975 entregaron sólidos shows llenos de hits. En el global, los chilenos también sacan cuentas alegres

Por Nicholas Townsend

El tercer día de Lollapalooza Chile tuvo a los británicos como grandes luminarias. Y es que The 1975, Sam Smith y Arctic Monkeys realizaron perfectos shows en los dos escenarios principales.

Los liderados por Matt Healy resumieron en una hora lo mejor de su catálogo conformado por tres discos, El más reciente, "A Brief Inquiry Into Online Relationships", fue protagonista de su presentación siendo dos temas de este trabajo ("Give Yourself a Try" y "TOOTIMETOOTIMETOOTIME") los encargados de abrir los fuegos. De ahí en más, puros hits. The 1975 regresó a Chile dejando en claro que son una de las bandas más interesantes de la actualidad.

Acto seguido, Sam Smith entregó un show de muy alta factura. Acompañado de una excelente banda, el británico se mostró muy cercano, entregando calidad en una presentación que cautivó a las personas que decidieron quedarse con el cantante en vez de aposta por St. Vicent.

Pero el plato fuerte fueron los Arctic Monkeys. De la mano de "Tranquility Base Hotel & Casino", su sexto disco, la banda liderada por Alex Turner sacudieron el Parque O'Higgins desde el primer tema. Un show que los británicos tiene muy trabajado, en el que el sonido sofisticado de su último álbum, que viene varias revoluciones menos que los anteriores, marca pauta para el resto de su composiciones. Fueron 21 canciones con las que el grupo plasmo su estampa de ser una de las mejores bandas de rock de las últimas dos décadas.

Chilenos destacaron en la novena edición de Lollapalooza

La novena edición de Lollapalooza Chile tuvo varios puntos altos y varias cosas a mejorar. De cara a su celebración de diez años en nuestro país, en la suma, el evento puede sacar cuentas alegres. En especial, porque una de sus grandes apuesta, que ya había insinuado el año pasado, en esta versión se consolidó: la inclusión de géneros musicales más masivos. Fue le caso de Juanes, Américo y Vicentico, quienes con un cancionero más que aprendido por el público nacional, por su alta rotación en las radios, hicieron cantar y armaron fiesta en los distintos escenarios donde se presentaron.

Otra de las cosas que sobresalieron el fin de semana fueron las presentaciones de los artistas nacionales. Francisca Valenzuela, Los Tres y Gepe presentaron shows en los escenarios principales demostrando el oficio que han ganado a lo largo de sus trayectorias y con la experiencia ganada en este tipo de eventos. “Yo creo que, desde hace un tiempo, ya es bastante normal que un artista chileno se pueda codear en interpretación, en estética, en lo que sea, con algún grupo de afuera. Eso ya es normal. Es muy bonito y las nuevas generaciones ya lo tienen asumido”, expuso Gepe a Publimetro, tras su show.

Lollapalooza Chile también dejó varias postales, como la colaboración de Charly Alberti con Juanes, Gepe tocando con Playa Gótica, Monsieur Periné junto a los hermanos Zicavo y Denise Rosenthal y las colaboraciones de los exponentes del trap nacional en sus distinos shows.

A evaluar

Entre las cosas a mejorar, el sonido sufrió mucho durante los tres días de festival. El momento más crítico fue el impasse técnico que vivió Lenny Kravitz durante su presentación el viernes. Tras dos canciones, el cantante estadounidense debió interrumpir su show por más de veinte minutos.

El colapso del escenario Lotus con la presentación de Paloma Mami también dejó en evidencia que este sector requiere ser evaluado. Lo irregular su terreno y su acceso hacen que la posibilidad de asignar bandas de alta convocatoria a futuro no sea algo acertado ni seguro.

Mención aparte para lo que sucedió con el Perry’s Stage. Durante los tres días de Lollapalooza Chile, el Movistar Arena debió cerrar sus puertas cerca de las 20:00 horas. Incluso, el domingo, el recinto no permitió más público a las 16:30 horas. Además, se generó una situación que no se había dado antes: la fila de personas cortó el tránsito libre entre los escenarios principales. Algo que con el correr de las horas fue resuelto por la gente de la producción.

"La reapertura de puertas depende del flujo de gente que sale por el sur. Sabemos que los headliners electrónicos generan efervescencia. No vamos a llegar a las 15 mil personas (aforo del lugar), vamos a estar entre las 12 mil, monitoreando. No estamos obligados a cerrar cuando se llena. Estamos cerrando entre el 90% y 100% de la capacidad", contó a Publimetro el Gerente de eventos del Movistar Arena, Gonzalo Lastra.

Al final, fueron cerca de 80 mil personas por día las que disfrutaron de la novena versión de Lollapalooza Chile 2019.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo