A lo "Free Solo": Estadounidense logra mayor escalada del año en la Patagonia argentina

Realizó un ascenso y descenso de 1524 metros en el Cerro Fitz Roy sólo con su calzado para escalar, una bolsa de tiza y pura habilidad

Por Publimetro

Un escalador estadounidense de roca ha logrado uno de los solos integrales más creativos y vanguardistas de la Patagonia argentina, en el que no solo realizó la subida en una escalada técnica de roca de 1524 metros en el Cerro Fitz Roy (montaña de 3405 metros) sin la seguridad de una cuerda o equipo; sino que también descendió la ruta sin ninguna ayuda artificial.

Pues no se trata de Alex Honnold en "Free Solo".

En este caso, hablamos de Jim Reynolds. Un escalador de 25 años, proveniente de Weaverville, California. Trabaja en el equipo de Yosemite Search and Rescue (YOSAR) en el verano, usa lentes rectangulares sin marco, realiza interpretaciones de Slayer con una mandolina y considera que el entrenamiento mental es manejar una katana samurai de madera a la luz del sol en un bosque de ponderosa detrás del camping YOSAR.

Quizá Reynolds sea mejor conocido por mantener brevemente el codiciado récord de velocidad en la ruta the Nose, de "El Capitán" con Brad Gobright, marcando un tiempo de 2:19:44 en la ruta de 914 metros en el año 2017, antes de que Tommy Caldwell y Alex Honnold tardarán dos horas en junio del 2018.

La temporada pasada del verano austral fue la primera expedición de Reynolds a los temibles picos irregulares que comprenden el macizo Chaltén de la Patagonia.

2 NatGeo

"Después de tres meses aquí, finalmente encontré mi camino", dice Reynolds. "Encontré mi manera de expresarme mejor".

El 21 de marzo, realizó el solo integral, subió y bajó, una escalada de roca de 1524 metros llamada Afanassieff sobre Fitz Roy en aproximadamente en 15,5 horas, un período de tiempo físico y mental agotador para estar en una posición tan expuesta en la que un simple deslizamiento o error significa la muerte instantánea.

La ruta del solo integral de Reynolds tiene una calificación de dificultad de 5.10c en el sistema decimal de Yosemite de dificultad para escalar, técnicamente es mucho más fácil que, por ejemplo, el solo integral de Honnold de Free Rider (5.13a) en El Capitán. Pero lo que distingue el solo integral de Reynolds en el Fitz Roy no es la dificultad técnica, en sí misma, sino la naturaleza de la escalada (una larga ruta de montaña con nieve y hielo), su longitud, la lejanía de su posición y esta curiosa decisión de evitar el uso de una cuerda para hacer rápel de pureza estilística y aventura intensificada.

"Es alucinante esto que sucedió", dice Rolo Garibotti, un escalador argentino de clase mundial y experto en la Patagonia. "Jim está haciendo una gran declaración aquí. Vamos a hablar de esto por mucho, mucho tiempo. Me cuesta imaginar cómo alguien va a superar esto".

Gritos primarios en la noche

Si has visto la película Free Solo, puedes recordar que uno de los lanzamientos más aterradores para Honnold no fue el más difícil técnicamente. Fue el primer paso de "bloques", una sección poco vertical de granito liso, sin grietas, que siempre se sintió terriblemente insegura.

Tal era la naturaleza de las secciones más duras de Afanassieff: bloques de roca en blanco que carecían de la seguridad proporcionada por las grietas en las que un escalador atasca sus manos y pies.

Cuando Reynolds trepó por los bloques, colocó toques de tiza en los bordes del granito difíciles de ver que sobresalían como tarjetas de crédito pegadas contra una pared para marcar las manos y los puntos de apoyo, con la esperanza de poder verlos en la pared en el camino del descenso. En las secciones más fáciles de la cima, se cambió sus zapatos técnicos de escalada y se puso zapatillas con goma adhesiva. Construyó majanos para no perderse durante el descenso y se dirigió hacia arriba mediante su instinto de búsqueda de la ruta y su memoria de una descripción de la guía que había estudiado detenidamente en las semanas previas a este momento, pero que se había olvidado en su casa.

Aparte de haber intentado previamente hacer una ruta individual una semana antes, un esfuerzo que abortó cuando una repentina punzada de intuición le hizo darse cuenta de que no era el momento adecuado, se estaba moviendo en gran parte a través de un nuevo terreno para él. Llevaba consigo una cuerda corta y algunas cosas, solo para aumentar su margen de seguridad en caso de que se produjera una tormenta patagónica notoriamente rápida o por si necesitaba un auto-rescate. Su aspiración, por supuesto, era que no usaría ni cuerda ni equipo, en el camino de ascenso o descenso. Nada más que calzado para escalar, una bolsa de tiza y habilidad.

Y a pesar de que llevaba una cuerda, se había olvidado su arnés y su dispositivo de sujeción en su casa, lo que la hacía prácticamente inútil, un hecho que ni siquiera se había dado cuenta hasta más tarde.

3 Nat Geo

Al acercarse a la cima, se encontró escalando un barranco que estaba desprendiendo bloques de hielo cuando se fundían con el sol de la tarde. Sin casco, tenía miedo de que un trozo de hielo lo golpeara y lo tirara a toda velocidad hacia el abismo. Observó una línea de apoyo que conducía a una gran pared de granito a la derecha y decidió seguir este nuevo camino. La escalada aquí se hizo más difícil y más insegura de lo que esperaba, tal vez tan difícil como 5.11b, pero logró realizar los poderosos movimientos y alcanzar una pendiente de nieve de ángulo bajo que lo conducía a la cima. Cambió los crampones y la piqueta y continuó hasta la cima.

"Fue bastante increíble, realmente surrealista, estar solo en la cima del Fitz Roy", dice Reynolds, que describe una vista de las impresionantes montañas y glaciares que descendían en todas direcciones como si estuvieran en el límite del mundo. "Pero sabía que no podía pasar mucho tiempo allí. Eran las 3:13 de la tarde. Me había llevado 6 horas y 38 minutos subir. Si pasaba demasiado tiempo allí arriba, iba a terminar en la oscuridad. Sabía que había hecho sólo la mitad de la escalada".

Descender terminó llevando incluso más tiempo que subir. Se salió de la ruta y se obligó a retroceder en lugar de tomar atajos que podrían causar problemas.

Cuando llegó a los bloques inferiores, ya era de noche. La luz de su lámpara barrió la roca oscura y mientras tanto trataba de encontrar las marcas de tiza que había dejado, como si fuesen pequeñas migas de pan blanco. Sin embargo, el bloque ahora estaba mojado y parte de la tiza se había lavado.

"Ahí fue cuando sentí verdadero miedo e incertidumbre", dice Reynolds. "Nunca sentí que estaba a punto de morir, pero tuve la abrumadora sensación de que realmente quería sobrevivir a esto". Quiero volver a la gente de mi vida y a mi comunidad. Tenía muchas ganas de vivir".

Cuando llegó al suelo, 15.5 horas después de partir, había logrado un solo integral completo del Fitz Roy con el mejor estilo posible.

"Cuando llegué a la base, literalmente me dije a mí mismo, en voz alta, 'Buen trabajo, Jim. Buen trabajo.""

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo