Cannes 2019: Inicia la versión más diversa del emblemático festival de cine

Por primera vez una película de zombies abre Cannes. Por primera vez el Presidente del Jurado es un director latinoamericano, el mexicano Alejandro González Iñárritu. Y no será la última vez que de parte de la organización defendieron el premio a la carrera a Alain Delon, acusado de racista y homofóbico. Todos caben en esta fiesta del cine que comenzó en la Costa Azul.

Por Por Ernesto Garratt Viñes, enviado especial a Cannes

En una sala de prensa repleta, el director ganador del Oscar, Alejandro González Iñárritu, ingresa rodeado de aplausos. Con el halo de un rock star, el autor de filmes como "El renacido" y "Birdman" saluda y parece dirigir la escena de lo pasa en su calidad de Presidente del jurado: a su lado, miembros del jurado como la estrella de Hollywood Elle Fanning y los directores consagrados como el griego Yorgos Lanthimos ("La Favorita")  y el polaco Pawel Pawlikowski ("Cold War") asienten cuando el mexicano da la sugerencia de tomar asiento luego de unos minutos donde todos han posado de pie para las cámaras y los celulares.

Es primera vez que la presidencia del jurado de Cannes recae en un artista de Latinoamérica y el mexicano explica lo honrado que se siente, más cuando hace 20 años debutó en Cannes con "Amores perros" en la sección paralela la Semana de la Crítica.

Cannes AP

“Jamás se me hubiera pasado por la cabeza que años después iba a estar presidiendo el Jurado de Cannes”, señala y en este pináculo de su carrera, el director debe intuir que lo que diga va a ser procesado y lanzado al mundo de los medios y las redes sociales como un contenido más. Por eso, antes responder se toma unos segundos y explica con nitidez su postura como mexicano, como latino ante la consulta sobre el muro que amenaza con construir Donald Trump entre México y Estados Unidos.

“No soy un político, pero como artista, puedo expresar a través de mi trabajo y con mi corazón abierto lo que yo creo que es veraz”, dice el mexicano en inglés. “Creo que el problema de lo que está pasando es la ignorancia". Hace dos festivales de Cannes atrás, González Iñárritu presentó el proyecto de realidad virtual "Carne y Arena" y con él, dice, trató de explicar su postura frente al racismo y dar pie a la empatía con los inmigrantes ilegales cruzando el desierto para lograr una mejor vida.

Más conciliador estuvo respecto de su postura con Netflix y el consumo de cine a través de las nuevas tecnologías. Se sabe, Cannes mantiene una guerra contra la plataforma de streaming. Solo pueden competir cintas que vayan a ser exhibidas exclusivamente en los cines de Francia. Algo que ha obligado a dejar fuera del radar del certamen títulos con el sello de Netflix. Pero eso no quita que el mexicano alabe a la compañía productora por apoyar nuevas visiones y a nuevos directores.

"No tengo nada en contra de mirar (cine) en un teléfono, en un iPad, en una computadora y Netflix está haciendo un gran trabajo”. Claro que, aclara, prefiere siempre ver las películas en la gran pantalla y alaba a Francia por proteger el cine y sus artistas con leyes y eventos como este festival.
Todos caben en Cannes

 

Cannes AP

El jurado, presidido por un cineasta e integrado casi en su mayoría por directoras y directores, Yorgos Lanthimos, Kelly Reichardt (“Wendy and Lucy”), Robin Campillo (“120 BPM”), Pawel Pawlikowski (“Cold War”), Enki Bilal, Maimouna N’Diaye y Alice Rohrwacher, más la actriz de Hollywood, Elle Fanning, deberá elegir la Palma de Oro de este año entre una lista diversa de películas. Desde las apuestas más seguras, como el regreso de Quentin Tarantino a Cannes, con su esperada "Érase una vez en Hollywood" con Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, pasando por el retorno de Pedro Almodóvar al lado de Antonio Banderas en "Dolor y Gloria" hasta el debut de la actriz franco-senegalesa devenida en realizadora, Mati Diop con "Atlantique".

Los directores importan en Cannes porque según la tradición instaurada por la Nueva Ola francesa justo hace 60 años con el triunfo en este festival de "Los 400 golpes" de Francois Truffaut, el autor de una película –que importe, claro- es su director.

Las estrellas de cine de Hollywood, tipo Brad Pitt o Leonardo DiCaprio, brillan para las masas y para la prensa, sin duda. Pero en el campo de los críticos y cinéfilos duros, esos astros son eclipsados en este festival por el peso de los directores: las verdaderas estrellas y protagonistas.

En esta edición número 72, Cannes parte sus fuegos con una comedia de zombies. Sí, leyó bien. Una comedia de zombies en el elevado mundo intelectual de Cannes y el gusto se permite porque su autor es el director Jim Jarmusch: un autor estadounidense con las credenciales (Broken Flowers, El camino del Samurai) para permitirse este lujo: generar risas en la absoluta solemnidad que reina en esta Meca del cine.

La polémica Delon

Todos caben este año en Cannes. Zombies, presidentes del jurado mexicanos. Inclusos los que no dejan caber a los demás son invitados a ser parte de esta fiesta del cine durante sus diez días de duración. Alain Delon, que va a ser homenajeado por su carrera con una Palma de Oro, ha sido objeto de duras críticas por sus pasados comentarios homofóbicos, racistas y por sus simpatías por partidos de extrema derecha en Francia. De hecho, hay una campaña en internet con más de 18 mil firmas de apoyo para revertir el premio que se le entregará en Cannes al legendario actor. Sin embargo, el delegado general de Cannes, Thierry Frémaux, señaló a la prensa hace un par de días que “Alain Delon tiene el derecho de pensar lo que piensa (…) Es difícil juzgar con los lentes gafas de hoy las cosas que sucedieron y decir hace unos años”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo