Jorge Arriagada, musicalizador y jurado chileno en Cannes: “El desafío no es un impedimento para mí; al contrario, es un placer...”

El mejor compositor chileno de música para cine habla de su paso por el festival en que ejerció como jurado en La Semaine du Son, en busca de la banda sonora más destacada de “Una cierta mirada”

Por Ernesto Garratt Viñes crítico de cine. Enviado especial desde Cannes

Jorge Arriagada es de los grandes artistas chilenos de clase mundial de los que puede jactarse nuestro país.

En Francia es un venerado y respetado ídolo en la composición de música de películas: ha trabajado en calidad de creador de bandas sonoras inolvidables en más de 160 películas. Y dentro de esa cifra, en más de 40 trabajó al lado del cineasta chileno Raúl Ruiz en títulos como “Tres Coronas del Marinero”, “El ojo que miente”, “Genealogía de un Crimen” y “Le Temps retrouvé”. También ha estado en la música de títulos de autores como Olivier Assayas y Barbet Schroeder y su talentoso estilo ya es leyenda en el cine de clase mundial.

Hoy, los días de Jorge Arriagada han estado muy ocupados. como jurado de La Semaine du Son, que busca la banda sonora más destacada de Una Cierta Mirada.

Has participado ocho veces en la alfombra roja. ¿Qué representa para ti el Festival de Cannes? Además de que has vivido en Francia una buena parte de tu vida.

– Lo que más me impresiona a mí de este festival, con respecto a todo lo que existe tan grandioso como los Oscar o los Cesar, es que hay realmente películas que no tienen nada que ver con el comercio, y que son cosas que uno descubre.

En calidad de jurado. ¿Cómo ha sido para ti valorar 18 películas y 18 bandas sonoras, en términos de puesta en escena, o términos de tu especialidad?. Son todos directores muy jóvenes

– Por supuesto. Yo diría que donde está mi mayor descubrimiento es que todos estos jóvenes, según dónde vivan y dónde vienen, tienen problemas diferentes (…) ya sea el machismo en los países árabes. O la soledad en los países después de la separación de Rusia con Ucrania. Son problemas muy locales, y que son importantes de descubrir a través justamente de esta comunicación, que son los filmes que uno va viendo. En ese sentido me parece re interesante, pero es difícil para mí, como jurado, definir los valores porque se me escapan un poco. No son cotidianos a mí, es muy complicado.

Desde el punto de vista en el cine. ¿Cuál dirías tú que es tu trabajo, tal vez que te ha resultado más desafiante?

– El desafío no es un impedimento para mí, al contrario, es un placer…, es lo que más me ha dado entusiasmo con esto. Es cierto que Raúl Ruiz ha sido un partner de 35 años, con 46 películas. Y forzosamente eso es una verdadera lección. Pero no hay que olvidar los otros grandes como Barbet Schroeder u Olivier Assayas. Incluso, cintas un poco más comerciales, pero con un sentido social. Que es lo que me interesa mucho; películas de autor, porque gracias a eso no he tenido necesidad de trabajar para televisiones falsas. O elementos que son menos interesantes desde el punto de vista creativo (…) es aprender cuál es la relación que existe entre la imagen y el sonido, y en qué podemos aportar nosotros músicos a la creación de una obra.

Eres una figura impresionante del cine. ¿Sientes que, de alguna manera, eres menos conocido en Chile o más conocido en Francia?

– Lejos soy mucho más conocido en Francia que en Chile. Me encantaría que fuera al revés. Pero el problema es que, curiosamente, he hecho 21 películas chilenas de las 160 que he compuesto. Y bueno, son películas de autor. Por lo tanto no han tenido una salida espectacular a nivel del mercado. Pero es cierto que sí y que seguiré trabajando con chilenos, ya que me encanta la idea.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo