Columna de Sebastián cerda: Don Francisco, más allá de los contratos

El animador terminó contrato con Canal 13

Por Sebastián Cerda

“El fin de una era”, “El término del reinado”, “La caída del Imperio”, “Ya no hay vacas sagradas”… Cuántas cosas se han dicho en estos días sobre el fin del vínculo contractual entre Don Francisco y Canal 13, y cuánta certeza hay en todas ellas, por más que provengan del lugar común o por muy grandilocuentes que suenen.

Aunque es obvio que un animal de televisión como Mario Kreutzberger no se retirará nunca de su hábitat natural, y aunque sepamos que la relación entre el animador y la estación terminó sólo a medias, porque seguirá colaborando en proyectos específicos, es claro que un enorme ciclo comienza a concluir a partir de este hito, y que su cierre no habla sólo de una figura, sino de todo un sistema viviendo un cambio profundo y radical.

Los canales de televisión ya no son ni los gigantes comerciales ni los referentes culturales de antaño. Con Instagram y YouTube plenamente integrados, ya ni siquiera es claro que se mantengan como el epicentro de un star system a escala local. Cual más cual menos, hoy todas las estaciones conviven con el fantasma de una crisis reconvertida en estado de cosas, lo que las ha obligado a adecuarse y repensarse, aunque mucho más tarde de lo que en rigor ameritaba.

En ese escenario, es claro que el momento de comenzar a embalar los bultos llegaría incluso para Don Francisco, porque la cuasi perpetuidad de que algunos pudieron gozar en razón de su naturaleza simbólica (Sergio Livingstone es quizá el último de estos casos), hoy es simplemente incompatible con la realidad de la industria, donde los recursos deben ser ciento por ciento redituables.

Pero que nada de eso abra la puerta para que confundamos el juicio, como han pretendido aquellos que siempre gustan de cuestionar a quien ostenta una posición, por más ganada que ésta sea.

El esperable cambio de estatus laboral en un hombre de 78 años en ningún caso amerita el cuestionamiento de sus fortalezas y su legado, ni la degradación de su categoría. Con o sin contratos, Don Francisco es y seguirá siendo uno de los mayores referentes en la historia de nuestra pantalla chica, en la que instauró formatos y lenguajes seguidos por el medio completo, hasta más allá de nuestras fronteras.

Un hombre que comenzó ejerciendo funciones, pero que terminó encarnando conceptos, y que ahora transita por la industria con los pasos del último dinosaurio: lentos y esporádicos, pero siempre firmes, estruendosos y determinantes.

En cada uno, sigue profundizando su huella, ya sin necesidad de franjas, ratings y ahora tampoco de contratos, porque su presencia lo supera, incluso, a él mismo. Mario Kreutzberger ya está enquistado en las paredes de cada estudio, en la memoria pop de toda una audiencia, y eso, con toda seguridad, sobrepasa la importancia de cualquier papel firmado.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo