Luis Jara se quiebra nuevamente en pantalla: "Llevo tres meses sin cantar"

El panel de "Mucho Gusto" se sometió a una terapia espiritual

Por Silvana Botello

Esta mañana se vivió un momento especial en Mucho Gusto. Los panelistas se sometieron a una terapia espiritual. A través de los cuencos tibetanos, los integrantes del matinal de Mega se conectaron con sus emociones. En esta dinámica, uno de los más afectados fue Luis Jara.

Joaquín Méndez, quien lideraba la actividad, le consultó al cantante qué le sucedía. "Yo he vivido mucho tiempo con rabia y no sabía (…) No sabía que había almacenado tanta rabia. Son cosas muy personales, muy internas, que no puedo contar en público abiertamente", comenzó diciendo entre lágrimas.

"Estoy muy dolido porque yo amo esta tierra y me siento muy orgulloso del lugar en que nací. Y siento que el dolor que yo tengo hoy día, que estoy botando, un dolor que yo quiero que pase y me siento muy orgulloso de llorar, me siento muy feliz. La emoción que tengo me hace muy bien", señaló.

A pesar de las lágrimas, aseguró que se encontraba bien. "Estoy muy feliz de haber desbloqueado mi rabia, de haber desbloqueado mi pena, de haber tenido la valentía de decir stop, porque no es fácil. La vida nos está atrapando muy cruelmente. Estoy llorando por todas las personas que les ha costado salir, que probablemente en toda una vida no van a poder parar porque no lo pueden hacer. Y esa es una empatía que me hace feliz", se sinceró.

Luis Jara Mega

"Estoy muy contento que mi cuerpo y mi alma reaccione. Me siento mucho más hombre que antes, porque soy capaz de que mis emociones fluyan y poder hacerlo sin pudor, poder hacerlo sin vergüenza" dijo el presentador de TV.

También reveló que llevaba mucho tiempo sin subirse a un escenario a interpretar sus canciones. "Yo el otro le dije a Pablete: yo nací para cantar y llevo tres meses sin cantar y parece que mi garganta va a explotar. Pero sé que esa prioridad no es la más importante, porque que hay gente que quiere gritar y me voy a comer esas ganas de cantar, porque yo quiero que la gente grite y siento que me he convertido en un ser mucho más empático y eso también me alegra. Una lágrima no tiene que ser necesariamente una expresión de pena", aseveró.

Finalmente, confesó que este es un aprendizaje que partió hace un tiempo. "Son lágrimas que no puedo parar. Este último año, aprendí a llorar también. Y aprendí a llorar enserio, no quiero ser un personaje y lo decidí. Esto me tiene muy contento. Ha sido un proceso que no había dicho en público y este programa es mi casa", sentenció.

Te recomendamos:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo