logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 02/12/2020

Consuelo Holzapfel confiesa jubilación mísera tras más de cuarenta años de trayectoria

“No me atrevo ni a decirlo porque pueden llorar”…después de un rato Consuelo Holzapfel lo reveló: “Yo recibo 178 mil pesos”.

La actriz Consuelo Holzapfel conversó con Los Reyes del Drama, sobre los inicios de su carrera, su amplia trayectoria en teleseries y sus días de confinamiento voluntario esperando alguna oportunidad laboral.

Holzapfel recordó uno de sus roles más desafiantes en la teleserie “El Milagro de Vivir” (1990) donde interpretó a dos hermanas Clarisa y Elsa, quienes eran idénticas pero tenían diez años de diferencia. “Lo que más me entretuvo haciendo esa teleserie fue hacer estas escenas dobles con ambos personajes. Había que mantener la emocionalidad del diálogo. Era todo un ejercicio de actuación. Lo pasé muy bien a pesar de que no fue una gran teleserie, tenía un guión muy raro. Imagínate que me pusieron de hijo a Pancho Reyes que es dos años mayor que yo”, manifestó entre risas.

“ESTABA TOTALMENTE ENAMORADA DE MARCELO ROMO”

Durante su paso por TVN compartió con grandes actores que admiraba desde que estaba estudiando teatro en el sur de nuestro país. Uno de ellos era Marcelo Romo, con quien trabajó en Sucupira y tenían una relación amorosa: “Siempre tuve tantas ganas de trabajar con Marcelo Romo porque en Valdivia conocí a su hermana y ella tenía muchas fotos de Marcelo en su casa. Yo a los 14 años estaba totalmente enamorada de Marcelo. Lo veía en las fotos y estaba muy enamorada”, confesó.

“SABATINI ERA MUY RABIOSO, SIEMPRE LOGRABA ENCONTRARME ALGUNA FALTA”

Sobre la clásica “época dorada de las teleseries de TVN” liderada por Vicente Sabatini, la actriz destacó el arduo trabajo de equipo que se realizaba, lo cual permitió cosechar los éxitos que se recuerdan hasta el día de hoy. “Uno viviéndolo no sabía que iba a trascender tanto. Se transformaron en una especie de íconos de teleseries. Me llegan muchos mensajes de gente que está viendo tantas teleseries de esa época. Fue una época muy bonita y tuve tanta suerte de haber estado ahí”, señaló.

Consuelo trabajó con Sabatini hasta el año 2002 donde tuvo una breve aparición en “El Circo de las Montini”, luego se cambió al elenco del segundo semestre donde la dirigía María Eugenia Rencoret. “Ambos son bastante parecidos en tener bien claro lo que quieren hacer, pero la Quena tenía mucho mejor carácter que Sabatini, porque era muy rabioso, se ofuscaba cuando no le salían las cosas o no estaba conforme como estaba quedando la escena. Se alteraba”, reveló.

Al consultarle si el director retaba a algunos actores más que a otros, Holzapfel confidenció que “le daba por época” y ella fue una de las más perjudicadas “A mí me retó mucho. Yo trataba de ser lo más ordenada, de estar siempre a la hora, pero siempre él lograba encontrar alguna falta que yo había hecho, siempre lograba encontrar algo porque llamarme la atención”, confidenció. Además agregó que tenía una obsesión muy fuerte con los horarios y les exigía una rotunda puntualidad al elenco. “Igual yo creo que hay cariño, yo tengo mucho cariño y respeto por él”, agregó.

Holzapfel recalcó que, en cambio, a Claudia Di Girólamo, la pareja del director, jamás recibió un llamado de atención. “A la Claudia no la retó nunca porque no había porqué hacerlo. Ella llegaba 10 minutos antes a todo. Siempre estaba adelantada. Muy aplicada, estoica. Me saco el sombrero por ella”, argumentó.

“NO TENGO MUCHAS ESPERANZAS EN EL FUTURO”

Consuelo añadió que siempre rogaba luego de cada teleserie que la llamaran nuevamente para la próxima, ya que jamás tuvo un contrato de trabajo en los más de veinte años que trabajó para TVN. “Siempre estuve a honorarios, me deben todas esas imposiciones para mi jubilación que ya no me las dieron. No me atreví nunca a demandar a TVN, ya no lo hice. Me dio miedo meterme en una cosa así, soy muy hippie, no quiero problemas”. Por otro lado, confiesa que su jubilación se resintió profundamente por esto ya que ella se tenía que imponer de forma independiente y de repente, le quedaban algunas lagunas. “Si uno decía algo podría haberse quedado sin trabajo, tenía ese temor a perder la pega. Yo agradecería tener trabajo, pero no fui tan previsora, no di esa lucha”. Sumado a esto, la actriz agrega que cuenta con una jubilación miserable, “no me atrevo ni a decirlo porque no quiero que lloren. Es fuerte, es la realidad de este país. Uno entiende porqué pasan las cosas que pasan. En todas las familias de Chile está un caso como este. Yo recibo 178 mil pesos”, confesó.

“Es tremenda la situación para los artistas durante la pandemia. Es terrible decirlo, pero yo no tengo muchas esperanzas en el futuro. No creo que la pandemia nos haga mejores personas, creo que volveremos a ser los mismos y peores. No sé qué tiene que pasarle al ser humano para que tome conciencia”, puntualizó.