logo
Entretenimiento
/ Publimetro / Publimetro
Entretenimiento 16/01/2021

Candidata Adriana Barrientos los tiene a todos peleando: Mulet ahora denuncia “prejuicio y discriminación” contra la figura de TV

El diputado Jaime Mulet rechaza la petición de marginar a la ex figura de televisión, porque “no corresponde que la bajemos de la lista a la Convención Constituyente”.

En una extensa declaración pública, el diputado Jaime Mulet expresó como presidente de la Federación Regionalista Verde Social su decisión de no acoger las sugerencia de otros sectores y partidos de no presentar como candidata constituyente a la ex figura de la farándula y la televisión Adriana Barrientos.

“No corresponde que la bajemos de la lista de candidatas a la Convención Constituyente de “Apruebo Dignidad”, enfatiza el dirigente en el siguiente comunicado de prensa.

“Respecto a la candidatura a constituyente de Adriana Barrientos, el día de ayer jueves me llamaron temprano Alondra Arellano, presidenta del Partido Convergencia Social y Guillermo Teillier del PC solicitándome ambos de manera respetuosa y reconociendo nuestra autonomía partidaria que revisemos la inclusión de ella en la lista. A ambos les contesté que revisaríamos la situación, con los dirigentes de la región que promueve su candidatura, y les comunicaría el resultado.

No obstante lo anterior, en el trascurso de la tarde, el Partido Comunista de Chile, por una parte y Convergencia Social, Fuerza Común y Unir conjuntamente por otra, han hecho sendas y durísimas declaraciones públicas, pidiendo a la Federación Regionalista Verde Social que retire la candidatura a convencional constituyente de Adriana Barrientos, haciendo una serie de afirmaciones y dando por ciertas otras aparecidas en redes sociales que vinculando a Barrientos con sectores y actitudes de la derecha. Asimismo, otros dirigentes y dirigentas del Frente Amplio, Chile Digno y Comunidad por la Dignidad han expresado opiniones y peticiones en el mismo sentido y con el mismo objetivo. El tono de las declaraciones y dichos es variado, en algunos expresan malestar e inconveniencia, en otros sorpresa y desazón.

Sobre el particular debo señalar lo siguiente:
Adriana Barrientos fue propuesta por los dirigentes regionalistas de la Región Metropolitana como candidata a convencional en el mes de octubre del año pasado, hecho que fue público y de amplia difusión.
Todas y cada una de las fuerzas políticas y sociales que conformamos la lista transformadora y antineoliberal, en el pacto “Apruebo Dignidad”, durante el proceso de conformación del mismo tomaron conocimiento con semanas y/o meses de anticipación que en el distrito 13 el FREVS (Región Metropolitana) postulaba a la Srta. Barrientos. Ninguno objetó o vetó su nombre. Todos los presidentes y secretarios generales de los 7 partidos suscriptores del pacto firmaron sabiendo que ella era candidata.

Oponerse hoy expresar molestia por su inclusión, haciéndose eco de una campaña coordinada de twitter es sorprendente, parece oportunista, o al menos una desprolijidad y falta de coherencia. Dirigentes de esos partidos han apalancado la andanada de críticas hacia ella y hacia nuestro partido o su presidente, reproduciendo algunos comentarios de RRSS hechos por terceros sobre algunos de Barrientos de tiempo atrás, sin permitirle explicar los mismos. Lisa y llanamente la juzgan y castigan, la tildan de derechista y de otras cosas de manera liviana y prejuiciosa.

Como me había comprometido con Alondra Arellano y Guillermo Teillier, revisé una vez más la situación, sobre todo los criticados comentarios en las RRSS emitidos por ella. Asimismo, un grupo de compañeras conversaron con ella para ver la veracidad y sentido de esos cometarios. Y debo decirles que hemos concluido con certeza, que no tiene ni
ha tenido ningún vínculo político activo con la derecha; que sus opiniones antiaborto las ha cambiado (yo no soy partidario del aborto libre); que alguna crítica que hizo al feminismo era más bien a una persona a su juicio pseudofeminista; que se le relaciona con el mundo militar porque fue cadete de la Escuela Militar y que sus supuestas críticas a la protesta social gatillada en octubre del 2019, son a la violencia y a los saqueos. Incluso ella, a partir del 18/0 reafirma sus diferencias con el modelo político, económico y social y se compromete más firmemente con los cambios substantivos que la mayoría de los chilenos promueve, desarrollando múltiples gestiones y acciones de apoyo a ollas comunas en diversos sectores de la RM, desde donde emerge su candidatura y sus deseos de incorporarse a un partido, en este caso el FREVS.

Y pongámonos en el caso hipotético que ella u otra persona haya tenido alguna vinculación con la derecha, ¿acaso no tiene derecho a cambiar de opinión?, ¿acaso en la vida no se puede aprender a través de la experiencia y asumir nuevas posturas y/o enmendar un rumbo que por formación o desconocimiento se siguió erróneamente?, acaso al interior de las colectividades que la pretender impugnar nadie ha cambiado de opinión?

Con esta campaña dañan injustamente a quien compite con otros candidatos en la propia lista, aparecen como los paladines de la rectitud, como censores y los únicos comprometidos con los cambios que la mayoría de los chilenos requiere y además de pasada nos desprestigian. Ganancia completa a costa del prejuicio y de un partido aliado.
Incluso algunos de los dirigentes del FA olvidan sus propias tribulaciones, como cuando apoyaron la ley anti encapuchados, otros su responsabilidad al sentarse presurosos al lado de la derecha en acuerdos que han prolongado el modelo con Piñera a la cabeza y el sufrimiento de un pueblo. ¿Existió acaso en el FA la misma actitud cuando en sus filas nominaron como candidatos a ex funcionarios o ex candidatos piñeristas.
Tomamos nota de la actitud del Partido Comunista con quienes hemos estado trabajando juntos en los últimos años en momentos de aislamiento, desde que dejaron de ser parte de la Nueva Mayoría, donde compartían con la Democracia Cristiana, Radicales y Socialistas. Sin ir más lejos, los regionalistas no nos sumamos a los cuestionamientos al PC por permitir que el diputado Gutiérrez deje el parlamento para postular a la convención, aún cuando el PC fue uno de los impulsores de un proyecto de ley que apunta en sesntido contrario”.

“En este caso hay prejuicio, machismo y discriminación”

“En el sustrato de este caso sin duda hay un profundo prejuicio, hay veto, machismo y discriminación. Y una muy dañina forma de relacionarse entre los partidos que forman parte de una misma oposición (¿?). Al menos a mí no me gusta, la encuentro inconveniente y destructiva, además de obsoleta. Lamentablemente similar actitud hubo hacia el Partido Humanista (con mi opinión en contra) dos días antes de cerrar el acuerdo de Convencionales, expulsándolos del pacto atribuyéndole responsabilidad por un hecho ajeno.
Estamos en un momento único, como pocos en nuestra historia republicana y tenemos que ser capaces de actuar con unidad de propósitos para lograr los cambios. De lo contrario, una vez más el mundo progresista transformador fracasará.
Reitero nuestro partido es federado, (desde diciembre subimos de 5 a 12 regiones constituidas en el 90% del electorado del país) nuestras regiones son autónomas en la determinación de sus candidaturas. Ello es parte relevante de nuestra organización, principios y estatutos.
Además, les debo señalar que Adriana adhirió al manifiesto “Seguimos Adelante por un Chile Digno”, asumiendo el compromiso de impulsar cambios profundos y que cuando este documento se dio a conocer en un acto público, el nombre de Adriana, junto al de decenas de candidatos y candidatas de todos los partidos de “Chile Digno”, fue mencionado y aplaudido por todos los presentes en el parque forestal.
Por todo lo señalado NO corresponde la bajemos de la lista de candidatas a la Convención Constituyente de “Apruebo Dignidad”.

Finalmente reiterar que como FREVS somos fundadores y aporte esencial de “Unidad Para el Cambio”, de “Chile Digno” y hoy también junto a otros de “Apruebo Dignidad”, espacios políticos que siempre los concebimos como lugares donde se juntan quienes tienen compromisos transformadores de la sociedad y una mirada antineoliberal, pero donde tenemos y respetamos diferentes inspiraciones, doctrinas y miradas de la humanidad, donde otorgamos y exigimos autonomía y respeto y donde buscamos la unidad más amplia en nuestra diversidad”.