logo
Entretenimiento
/ AP
Entretenimiento 25/03/2021

No alcanzó a llegar al hospital: nieta de la reina Isabel II tiene a su guagua en el baño de su casa

Zara Tindall y su esposo, el exjugador de rugby Mike Tindall, tuvieron a su tercer hijo.

Por : AP

La nieta de la reina Isabel II Zara Tindall y su esposo, el exjugador de rugby Mike Tindall, celebraban el nacimiento de su tercer hijo, nacido en casa en el suelo del baño luego que la pareja no alcanzó a llegar al hospital.

Lucas Philip Tindall nació el domingo y pesó 3,7 kilos (8 libras y cuatro onzas), dijo el miércoles un representante de la pareja. El segundo nombre del pequeño es un homenaje al padre de Mike Tindall y al abuelo de Zara, el príncipe Felipe.

Es el 22do en la línea sucesoria al trono, pero no tendrá título de alteza real.
Mike Tindall, de 42 años, reveló que la rapidez del nacimiento los tomó por sorpresa y que tuvo que apresurarse para conseguir una colchoneta para su esposa, de 39 años, que como su madre, la princesa Ana, tuvo una exitosa carrera como jinete. El niño es el décimo bisnieto de Isabel y Felipe.

“De modo que sí, fue correr al gimnasio, tomar una colchoneta, llegar al baño, poner la colchoneta en el piso, toallas, sostener, sostener, sostener”, comentó en el podcast The Good, The Bad & The Rugby.

El más reciente integrante de la familia Tindall tiene una hermana de 7 años, Mia, y otra de 2, Lena, que no estaban en casa al momento del parto.
Tindall dijo que una amiga de su esposa, Dolly, que también asistió a los dos nacimientos previos, estuvo presente.

“Estaba allí y se dio cuenta de que no habríamos llegado al hospital a tiempo”, dijo Tindall. “Por suerte, la comadrona que iba a encontrarse con nosotros en el hospital no estaba tan lejos, de modo que llegó en auto justo cuando habíamos adoptado la posición, y la segunda comadrona llegó justo después de la principal”. El exjugador bromeó con que esta podría ser una buena ocasión para hacerse una vasectomía.

“Literalmente, fue como ‘sí, a cortar, a cortar’. Tengo un varón, ya está, he terminado”, dijo. “Lo mejor de estar en casa fue que en cuanto estuvo envuelto, estaba piel con piel, directamente en el piso de abajo. En la habitación del televisor, viendo golf. Es lo que vamos a hacer”.