logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 13/05/2021

Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

Metro habló con Jenny Beavan, vestuarista ganadora del Oscar por “Mad Max”, sobre los insights para crear a un personaje que respira moda.

Luz Lancheros, MWN

A Cruella, hasta ahora, se le tenía en el imaginario de Disney como una mujer “vil” (su apellido dice mucho), una enferma por las pieles y por la moda. Pero en la nueva película, que se estrena el 28 de mayo, la moda hace parte de su espíritu de rebeldía, sobre todo en una era donde este es un statement estético absoluto: el Londres punk de los años 70. Estella (Emma Stone) es una diseñadora llena de ambición que se enfrenta a un sistema que la desecha y contra el que termina rebelándose a través del vestido. Su gran enemiga será la Baronesa von Hellman (Emma Thompson), que representa un sofisticado y elitista establecimiento que es el que la convertirá en la villana que todos conocemos. Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

Metro entrevistó a Jenny Beavan, ganadora de dos Oscars (el último por la fabulosa Mad Max), que recreó este Londres rebelde y le dio su signature look a una villana que seguro, como Maléfica, será una revolución en tendencias en todo este año.

P: ¿Cómo comenzó a pensar a Cruella y qué fue lo más desafiante de esta experiencia? 

–El desafío es enorme porque, claro, se trata de Cruella. Bueno, obviamente, es una empresa enorme, tenía poco tiempo y no es como un cuento de Jane Austen donde todos lucen iguales. Acá todo look hablaba y se veía diferente porque lo que haces es un storytelling de cómo este personaje disfruta la ropa de manera muy individual. Contamos la historia de cómo se construía este personaje y de qué es lo que llega a ser. Fue muy divertido diseñar para ella y la Baronesa (Emma Thompson) porque cuentas cómo llegarán a ser. Todo fue enormemente desafiante, sí, aunque tuve un gran y talentoso equipo que me ayudó a ejecutar cada look.

Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

Pero fue más divertido diseñar para villanos, porque son personajes fuertes y con la historia cuentas lo que van a llegar a ser. Esto pasa con Estella y la Baronesa y es divertido ver sus arcos en la historia, sobre todo en el caso de la última. Todos los diseños fueron desafiantes porque tratábamos de mostrar el arco de la historia de Cruella. Pero tuve un tremendo y talentoso equipo que me ayudó para hacerlo. 

Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

Yo tuve cinco cortadores, todos con diferentes habilidades. Y estoy segura de que todos me maldijeron de vez en cuando con lo que les estaba pidiendo. Pero igualmente, todo el mundo puso sus ideas. Ellos fueron los que quisieron arriesgarse a hacer cosas con los vestidos, como el rojo que parece un árbol retorcido. Hubo algunos que tuvieron el trabajo más difícil, porque por ejemplo, requirió más trabajo hacer el vestido cuando monta la motocicleta, o cuando está en el camión de basura y el vestido con la falda de pétalos rojos. Sí, se necesitó hacer un “pueblo”, para hacer el vestuario.

Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

P: ¿Cuáles fueron sus referencias? Sí, son los años 70. Pero ahí veo a grandes damas de la moda británica como  Isabella Blow, Daphne Guinness… Vivienne Westwood.

–Pensamos en hacer este filme dos, tres años atrás  y pensé en McQueen, Nina Hagen, etc. Y fui a muchas tiendas vintage recordando mi propio pasado en los años 70, de cómo yo iba al mercado vintage de Portobello y cómo ponía trozos y piezas juntas. De hecho, lo militar era muy popular en ese momento, ya que lo llevabas con jeans y faldas con volantes. 

Y así, se combinó mi propia experiencia con ingeniosos ejecutores. En los años 70 yo no tenía mucho dinero, trabajaba en teatro, pero recuerdo cómo vestían las personas y las influencias que estaban a mi alrededor. Asimismo, miré las revistas de la época: Vogue está en línea y me ayudó para crear también los vestidos de la baronesa. Y para Cruella habían muchas referencias también. Evidentemente, pensé en Vivienne Westwood, en looks tipo John Galliano y personas que hacían cosas interesantes. Y combinar todo esto también lo es, porque ponemos a los años 50, 60 y luego los setenta se enfocaron en otro tipo de libertad. Ahí encontré mi camino para ella.

P: Cruella también se basa mucho en el performance como declaración de moda. ¿Cómo fue construir esos looks pensando en esas entradas? 

–Ella contrasta absolutamente con el espectáculo que da la baronesa. Es su antítesis y de alguna manera, se ve su elemento punk. Obviamente, tenía lo militar, los años 70 y piezas vintage para usarlas de manera ética, recicladas y reutilizadas y eso forma parte de su espíritu. Con algunos trajes tuvimos que hacer trabajo de impresión, hacer la tela. Jenna Weaving, nuestra maravillosa diseñadora textil, le dio un toque leve de graffiti. Aunque fue algo complicado, claro, por el tema de la locación algunas veces: filmamos una escena al lado del Támesis, de noche. Hubo mal tiempo. Por otro lado, cuando se monta encima del auto, tuvimos que desechar muchas telas preciosas para la falda, necesitábamos algo suntuoso, pero que le diera movimiento. Y esta pieza se hizo a mano, se creó cada flor de esa falda de manera manual. El material es organza.

“Evidentemente, pensé en Vivienne Westwood, en looks tipo John Galliano y personas que hacían cosas interesantes. Y combinar todo esto también lo es, porque ponemos a los años 50, 60 y luego los setenta se enfocaron en otro tipo de libertad. Ahí encontré mi camino para Cruella”

Jenny Beavan, vestuarista.

P: ¿Cómo fue el fitting con Emma? 

–Fuimos a su casa en Los Ángeles, me llevé una diez maletas de piezas de ropa que podrían ser divertidas o adecuadas y pensamos cómo usarlas. Las colocamos en su cocina. No usamos muchas de las piezas vintage reales, pero sí fueron una inspiración. En eso, había un vestido rojo y compramos otro muy barato en una tienda de Beverly Hills para ver qué funcionaba con ella y se veía espléndida. Pero en la historia este vestido ha sido creado a partir de uno de los vestidos de la Baronesa que vi en la tienda Artist Vintage, en Portobello. Y tenía la dicotomía de ser blanco y negro, así que pensé: el rojo para Cruella es muy adecuado.

Ella lo deconstruye, de alguna manera y Gordian Wallace, luego de que lo cortamos en tiras, unió las piezas.

P: ¿En qué se inspiró para la Baronesa? 

En alta moda de los 50, Dior, Balenciaga. Emma Thompson tiene una gran figura y disfrutó usar ropa como esa. Todo tenía que ser bastante esculpido, rígido, figurativo. Ella es todo lo opuesto a Cruella, que rompe con el establecimiento.

P: ¿Tomó algo de lo que mostró Glenn Close en las dos películas anteriores? 

–No, porque es una película de origen. Y las otras dos nos llevan a 10, 20 años después, porque ya son los años 90. Además, Cruella parece estar definida por el negro y blanco, aunque entra un poco el rojo. Y los dálmatas son una parte importante. Solo miré a Jasper y Horace en la animación y sentí que había algo encantador en cómo fueron dibujados, y en sus colores. Entonces introduje algo de eso en los actores. Pero por lo demás, quería crear un personaje con el que puedes creer que ella eventualmente podría convertirse en Glenn Close.

Cruella: construyendo a la villana con el estilo más transgresor de Disney

P: ¿Ha sido esta película más desafiante que “Mad Max” en términos de construcción de vestuario?

–No, fue Mad Max. Estaba muy fuera de mi zona de confort, porque luego de que hice muchos dramas de la época de la Inglaterra victoriana, abrió una carrera completamente nueva para mí.  La gente se sorprendió de cómo pude reinterpretar un mundo postapocalíptico. Con Cruella, nuestro problema fue tiempo, tuvimos solo 16 semanas, pero tuve un equipo increíble, y de alguna manera lo logramos.