logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 13/05/2021

Neme y Moreira se mostraron los dientes por mención a Pinochet

En Mucho Gusto el periodista mencionó que Joaquín Lavín tiene una foto con el general. El senador dijo: “Por hoy dejemos tranquilo al tata”.

Quince años después de muerto, el general Augusto Pinochet aún altera los ánimos en el debate. Pasó la mañana de este jueves 13 en el matinal Mucho Gusto de Mega. El periodista José Antonio Neme y el senador UDI Iván Moreira estuvieron cerca de una disputa cuando el primero empezó a mencionar al fallecido general (murió en diciembre de 2006).

Todo partió como 11.40 horas, cuando Evelyn Matthei deslizó ante la prensa que a ella la iban a descartar como candidata presidencial. Según relató el sitio “Mira lo que hizo”, Moreira estaba en un contacto remoto con el panel del matinal. Entonces Neme le preguntó qué le parecía esta situación, que definió como “teleserie”.

Moreira se mostró del lado de quienes sostienen que no es posible postular como alcaldesa y al mismo tiempo tener aspiraciones presidenciales. Ese es el caso de Matthei, que mantuvo su postulación para reelegirse en Providencia pero al mismo tiempo quiere ser candidata de la UDI.

Argumento de Moreira

“Si es que ganas las primarias, tiene que dejar el cargo y lo asumiría una persona que verdaderamente no ganó la alcaldía”, dijo el senador. “Nos jugamos 100 por ciento por ella cuando fue candidata presidencial, pero las cosas cambiaron. Como partido tenemos que tomar una decisión bien pensada, estratégica”, argumentó y luego mencionó que el mejor candidato era Joaquín Lavín.

Neme le preguntó por qué era tan atractivo Lavín como candidato. “¿Creen que con su travestismo político puede seducir al centro?”, disparó Neme. Moreira le dijo: “No lo trates tan mal”. Y entonces vino el momento de Pinochet…

“Para mí es un valor lo que ha hecho Joaquín Lavín, de tener una foto con Pinochet hace 20 ó 30 años y hoy decir que es un social demócrata”. El senador replicó “por hoy día dejemos tranquilo al tata”. Pero Neme no se detuvo: “Lo dejamos tranquilo por demasiados años, pero mejor no entremos ahí”.