logo
Entretenimiento
/ Instagram / Instagram
Entretenimiento 03/06/2021

¿Julio César Rodríguez versión 2.0? El periodista revela que estuvo con coaching emocional durante dos años

El periodista dio una entrevista con SML y contó detalles sobre el trabajo y por qué lo prefirió frente a una terapia.

Dos veces por semana durante dos años. Así de intenso fue el coaching emocional que tuvo Julio César Rodríguez y del cual conversó en entrevista con SML. El animador de 51 años contó que con el fin de “no repetir patrones estuve coacheándome con dos personas distintas, con una fueron dos meses y con otra un año y ocho meses”, según replica Glamorama.

“Lo preferí a terapia porque no quería autoanalizarme, sino que aprender dos cosas en que sentía falencias: no repetir patrones de conducta y explorar en mí cosas que me hacían no generar relaciones íntimas con la gente que más quería. Tenía muy buenas relaciones, pero no relaciones íntimas poderosas. Y aprendí a trabajarlo porque no es fácil”, dijo el conductor de “Contigo en la mañana”.

Y los resultados fueron un éxito. “Para mí ha sido un cambio de vida. Porque, a pesar de que soy profesional, educado, una persona culta, tengo miles de herramientas emocionales y habilidades blandas, ¡y me cuesta! Imagina al grueso del país que no cuenta con las posibilidades ni de ver lo que yo vi y decir: necesito ayuda para superar esto”, contó.

Pero no se quedó sólo en eso. “Fue muy bueno, descubrí que para estar bien y sano hay que trabajarse emocionalmente. Ya no lo hice cuando niño, entonces me vine a trabajar de viejo. De grande empecé a preguntarme por qué era sí y por qué me molestaban ciertas cosas”, dijo y dio un ejemplo de ello.

Julio César Rodríguez contó: “Me molestaban los curados. Entonces, me fui apartando de la pareja que se curaba; si lo hacía, ella era lo peor del mundo. Si estaba en un lugar y veía muchos curados, me quería ir. Y me preguntaba por qué era eso, ¿qué hay en mí que genera esta situación casi fóbica?”.

Tras eso tuvo una respuesta. “Fui descubriendo cosas en mi pasado, en mi familia, en mi padre… Cuestiones que no resolví, las metía bajo la alfombra, las ‘superé’ y le seguí dando. Hasta que lo resolví, hasta que viajé, hasta que hablé y hasta que encaré después de años. Cuando hice todo eso no volví a repetir el patrón”, contó el periodista de radio y televisión.