logo
Esfuerzo Pyme
Karin Yanine se define como emprendedora de toda la vida. Por eso cuando tuvo que reinventarse, lo hizo. asegura que la vida siempre pide hacerlo. / Esfuerzo PymeKarin Yanine  se define como emprendedora de toda la vida. Por eso cuando tuvo que reinventarse, lo hizo. asegura que la vida siempre pide hacerlo. / Esfuerzo Pyme
Esfuerzo Pyme 02/06/2021

Karin Yanine: “La vida siempre te exige reinventarte”

Karin Yanine se define como una emprendedora de toda la vida. Y al hablar de las oportunidades que se ha creado y le han llegado, se emociona.

“La vida siempre te exige reinventarte”, asegura a Esfuerzo Pyme y Publimetro. “Lo de la pandemia fue fuerte, pero ¿qué se puede hacer más que reinventarse?”, continúa al recordar cuando en un momento tuvo que ponerles pausa a sus charlas, clases como maestra de yoga presencial y eventos.

Y agrega que lo que más la ha ayudado al respecto es su forma de enfrentar la vida, siempre sonriendo. Por algo fue nombrada Embajadora de la Felicidad del El Instituto del Bienestar: “Y este honor me lo tomo muy a pecho. Llevar la felicidad a todos los rincones me hace feliz y es una manera también de cambiar el mundo”, declara Karin Yanine.

Karin a reinventarse

Como a muchos emprendedores, el Covid, la cuarentena y los cambios de fases obligaron a la también comunicadora de radio y televisión a buscar qué hacer y cómo hacerlo.

Y encontró en su pasión por el ciclismo y el trekking, una forma de suplir las pérdidas de ingresos para vivir haciendo lo que más sabe y fascina.

Karin Yanine cuenta así cómo nacieron sus pymes deportivas: “Me tiré a hacer otros emprendimientos. Los primeros fueron los rodillos de bicicleta chilenos para pedalear en casa, que son para cualquier modelo. Apostamos a todo el público que pedalea, desde los más pros a los amateurs. Ideales para entrenar sin detenerse”.

Karin ocupó su pasión por las bicicletas para reinventarse.

Karin Yanine paso a paso

-¿Cómo se te ocurrió diseñar, hacer y vender ese el rodillo?

-Tenía el mío. Mis hijas me lo pedían a cada rato. En Chile no había rodillos. No quedaban y del extranjero era muy caro traerlos. Entonces con mi pololo desarmamos el mío y confeccionamos uno donde cualquier persona pudiera poner su bicicleta mountain bike o rutera. Lo ofrecimos por mi Instagram @karin.yanine y altiro vendimos un montón. Yo personalmente voy y los coloco, los ajusto, doy todas las instrucciones y los invito a participar en actividades.

-¿Estás en todo el proceso?

-Sí, claro, y hago videos. Los rodillos son de fierro, pintados al horno. Son para toda la vida. Hemos mandado para todo Chile, hasta para la Antártica.

Los rodillos, que son de fierro y pintados al horno, se pueden pedir a través de Instagram de Karin.

También relacionado con el pedaleo, Karin Yanine ideó otro negocio. Este relacionado con la seguridad de los ciclistas. Se trata de la venta de chalecos reflectantes, inteligentes, con led. “Estos advierten al vehículo que viene detrás de los movimientos, giros, detenciones de quien va en la bicicleta”, explica ella. “Además, estoy en una campaña, junto a otras personas, de educar al automovilista y también al ciclista, porque este año han muerto más de 85 personas atropellada por autos y buses”, agrega.

Por los cerros

Su amor por subir cerros la llevó a crear otro emprendimiento, que “se divide en dos”, cuenta. “Por una parte llevo todos los días gente a conocer los diferentes cerros que tenemos en la Región Metropolitana. Eso incluye toda la sierra de San Ramón, desde el Manquehuito, Pochoco, Las Papas, el Provincia, al Mirador de Cóndores en el Cajón del Maipo”, explica.

Si quieres ser parte de esta experiencia puedes escribir a Karin a su Instagram.

“Y por otra, una vez a la semana hago un atardecer de quesos, vinos orgánicos, frutos secos, chocolate y bebida a los niños. Porque soy totalmente inclusiva al respecto. También pueden llevar mascotas en los lugares que se pueda y siempre y cuando sea con responsabilidad de sus dueños”, agrega.

Valor agregado

Junto con el ejercicio y la experiencia de mirar la capital desde arriba y en medio de la naturaleza, Karin cuenta que como guía tiene el valor agregado que “me encanta entregar todo lo que he aprendido. Por eso les hago coach en la subida”.

-¿De qué tratan?

-Doy técnicas de alimentación y para relajarse. Les saco fotos, tenemos un dron. Como soy maestra de yoga y meditación, le incluyo respiración, meditación, les bajo los niveles de ansiedad. Me gusta que la gente descubra que es mucho más feliz de lo que cree. A los 10 minutos están conectados con ellos mismos y la naturaleza.

-Es una experiencia integral.

-Claro, y los cuido. No dejo a nadie atrás. Voy al ritmo de las personas, no voy a entrenar esas veces. Soy una guía motivadora, pero con conocimiento. Llevo más de 40 años entrenando y compitiendo en los cerros. Cuando iba al colegio me iba corriendo por un cerro, subía y bajaba.

Karin Yanine emprendedora

-¿Cómo es emprender con algo que te apasiona?

-Es maravilloso. Siempre había querido vivir con lo que yo hago. Me di cuenta que en los cerros ocupo por lo menos tres horas y no puedo gastar todo ese tiempo y a la vez ir a la pega. Y he tenido muy buena respuesta de la gente, porque en este tipo de actividad encontraron que esto era un escape, una liberación.

-Y hacer ejercicio al aire libre con todo este encierro

-Muchas personas se dieron cuenta que tenían que moverse, porque en pandemia nos estábamos moviendo un paso para la cocina, tres pasos para la cama.

-¿Es tu trabajo ideal?

-Sí y soy muy feliz. Por mí siempre estaría en el cerro. Hasta el Año Nuevo lo paso arriba. Adoro la naturaleza. Es un tema muy motivador para muchas mujeres. Yo tengo 57 años y no soy una vieja de mierda, no sólo en la parte física, si no como pienso, siempre viendo el vaso medio lleno y eso es lo que me interesa entregar. Es mi manera de ser, de tener una sonrisa siempre en la cara.

“Por mí siempre estaría en el cerro. Hasta el Año Nuevo lo paso arriba. Adoro la naturaleza”, asegura.