logo
Esfuerzo Pyme
Cuando Cristián se dio cuenta que su emprendimiento tenía un doble propósito, uno ecológico y el otro social, lo bautizó como Raíz Nativo. / Esfuerzo PymeCuando Cristián se dio cuenta que su emprendimiento tenía un doble propósito, uno ecológico y el otro social, lo bautizó como Raíz Nativo. / Esfuerzo Pyme
Esfuerzo Pyme 13/07/2021

Raíz Nativo, emprendimiento con cuatro “R”

Raíz Nativo reduce, reutiliza, recicla y reinserta. Un cuádruple propósito que Cristián Barahona unió a su vida, “sin darme cuenta”, asegura a Esfuerzo Pyme y Publimetro..

Amante de la madera en desuso, Cristián siempre que veía un palo botado “me podía imaginar lo que fueron sus inicios. Cuando el árbol estaba en la tierra, cuando fue cortado, lo que se hizo con su madera y cuando ese elemento dejó de ser ocupado, lo que podía surgir de él. Todo un viaje”, relata con un notable grado de emoción.

Es en este final de recorrido que muchos creen que llega la madera “donde yo la tomó y respetando su estado natural del momento, el hoyo que pudiera tener, le otorgo otra vida. Como puede ser una tabla para cortar carne o donde se sirva de picadillo”, continúa.

La idea nativa

Su vida de emprendedor de la madera para hacer artículos culinarios se inició en Isla de Maipo. En una antigua bodega de vinos, abandonada desde los ’90. Ahí encontró varias barricas “las tomé y les otorgué una nueva vida. De maderas que salvé de ser quemadas, de ser expulsadas al ambiente como humo, hice nuevos productos”, explica.

– ¿Y qué pasó con esos primeros productos?

– Se vendieron muy bien. Ahí comenzó mi emprendimiento, en ese momento sabía que se venía algo, pero aún sin nombre.

– Claro cómo se inició el emprendimiento. ¿En qué momento se agregó la reinserción?

-Con lo bien que me fue con los primeros productos, entendí que había un negocio. Pero también comprendí que debía buscar un enfoque en el diseño, la confección y la capacidad de elaboración y entrega. Fue ahí recordé que en las cárceles hay talento con la madera. Que existen talleres y personas que requieren una oportunidad, y yo necesitaba ayuda. Así uní al recicla el reinserta.

El 2016 fue a la cárcel de Rancagua con el proyecto. Le dijeron que sí, pero que debía capacitar a los reclusos. “Tomé a 25 internos. Los capacité en el oficio de artesanía en madera. Al final me quedé con cuatro, a los que les di continuidad laboral”, cuenta nuevamente con un tono de emoción en su voz.

Raíz de la idea

Con el apoyo de las cuatro personas la línea de productos comenzó a aumentar. Pero más que eso, para Cristián se marcó un hito en su vida. “Conocí y entendí la realidad penitenciaria. Por qué estaban ahí, la razón por la que delinquían, cuáles era sus realidades de vida, motivaciones y cómo veían la sociedad”.

-¿Hasta que punto te marcó esta realidad?

-Provocó en mí un compromiso y un cambio de enfoque en lo que buscaba: al reciclaje se le unió fuertemente a la reinserción. Así nace Raíz Nativo, @raiznativo en Instagram. Una empresa social, que tiene por objeto la formación de artesanos al interior de recintos penitenciarios. Ellos a través del reciclaje de maderas nativas elaboran productos de uso gourmet y decorativo.

Las cuatro “R”

Para Raíz Nativo tan importante como la rentabilidad es generar un impacto medioambiental y también social. “Por esto parte de las ganancias van destinadas a programas de reinserción en nuevos centros. Ahora trabajamos con Rancagua y Rengo. Y pretendemos llegar a los cuatro recintos penitenciarios de la VI Región. Una vez consolidados, irnos a otro Región para seguir creciendo”.

-Los logros en las ventas están bien notándose y en la reinserción, ¿cómo vas?

-En nuestra corta historia hemos tenido ya cuatro casos de éxito. Personas que salieron en libertad y les ofrecemos trabajo y sobre todo acompañamiento. Porque es ahí donde hay que estar más cerca que nunca. Los seguimos capacitando y ayudando. Tras un año, ya podemos decir que están capacitados para reinsertase laboral, social y culturalmente y sus opciones de reincidir son mínimas.

– ¿Cómo ves Raíz Nativo ahora?

-Como un emprendimiento que a las tres “R” del Reduce, Reutiliza y Recicla agregó otra muy importante: reinserta.

Maderas y personas

“Nosotros como Raíz Nativo representamos una segunda oportunidad para maderas y también para muchos reclusos. Cuando se ve una madera botada, la mayoría observa un desecho. Con las personas pasa lo mismo, con la gente privada de libertad sucede igual. Los ignoramos. Los vemos como algo nocivo, tóxico, que no tiene arreglo”, asegura Cristián.

-Es una visión muy enraizada en la sociedad, difícil y no rápida de cambiar.

-Con en esta mirada, tanto con la madera como las personas privadas de libertad, se pierde harto, especialmente la oportunidad de trabajar con ellos. De reinsertarlos, de que sean parte de la sociedad nuevamente. Una sociedad que a muchos, desde antes de nacer los excluye por su entorno.

-¿Cómo reacciona la gente cuando le explicas quiénes hacen estos utensilios?

-Ha ido cambiando. Al principio vendía en ferias los productos, y costaba. La gente decía que ojalá se secaran en la cárcel. Al explicarles lo que buscamos. Que deseamos romper el círculo negativo en el que están desde que nacen, cambia la percepción. Entienden que al hacerlos trabajar generan ingresos, consumen en los negocios y se hacen parte activa de la economía y ganamos todos como sociedad.

Escucha toda la entrevista de Raíz Nativo

Concurso

Raíz Nativo es uno de los tres finalistas del campeonato nacional de emprendimiento Nada Nos Detiene. Lo que busca este concurso es premiar los llamados negocios de Triple Impacto.

¿Qué significa esto? Es un modelo económico que persigue otros fines además de la rentabilidad financiera, sin que éste desaparezca, lógicamente. Buscan, además, generar un impacto social y medioambiental positivo.