Agua embotellada irrumpe en gustos de chilenos

Existen numerosas marcas de agua mineral en el mercado. Así, el agua embotellada tiene cada día más adeptos frente al agua natural sacada del grifo o la hervida. Es probable que esta elección se deba simplemente a la desconfianza que genera el agua que obtenemos de la llave.

Por

En la actualidad existen numerosas marcas de agua mineral en el mercado, que nos obliga a pensar cuál es la que mejor satisface los requisitos naturales que el organismo necesita del agua. El agua embotellada tiene cada día más aceptación frente al agua natural sacada del grifo o la hervida. Básicamente podemos justificar este cambio de  hábitos de los consumidores, debido a la desconfianza que genera el agua que obtenemos del grifo, explica Marcela Canales, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) y publicado en la revista BMC Public Health, demostró que las personas tienden a creer que el agua embotellada es “en algún sentido” más saludable que la del grifo. La investigación también evidenció que las personas no están seguras con exactitud de cuáles podrían ser estos beneficios, así como que raramente son estos supuestos beneficios la principal razón para elegir el agua embotellada. La comodidad y el sabor eran los factores más influyentes para los participantes cuando decidían comprar una botella de agua.
Pero para quienes definitivamente apuestan por el agua embotellada existen algunos consejos importantes para elegir entre los diversos tipos que disponibles en el mercado: “Nivel de residuo seco que cada agua contiene, éste determina la ligereza del agua y la acción diurética que contiene. Ahora, para el consumo diario, el mejor tipo de agua que se puede consumir es aquella con un nivel bajo de sales, pues una dieta equilibrada asegura al organismo  un aporte suficiente de sustancias minerales”, explica Marcela Canales.
 
Recomendaciones
La nutricionista advierte que las personas no deben confundirse por la variedad de productos existentes en el mercado, por eso recomienda leer las etiquetas de los productos y verificar que no sobrepasen los niveles máximos recomendados de sodio (Na) 20 mg. por litro, potasio (K) 10 mg. por litro, sulfatos (SO4) 25 mg. por litro, nitratos (NO3) 10 mg. por litro y flúor (F) 1.5 mg. por litro.
Es importante verificar la fecha de vencimiento de las aguas embotelladas. El plazo suele ser de uno a dos años desde la fecha de elaboración, pero deberían claramente indicarse en los envases. La nutricionista indica, además, que es importe resguardar el lugar en que se almacenan las aguas, no deben ser expuestas al sol por largos períodos, ni sometidas a temperaturas elevadas.
“Las aguas que brindan la mayor seguridad son aquellas que cuentan con algún dispositivo para garantizar que el contenido se preserve, tapas rosca con una vaina fina sujeta al cuello de la botella y que, una vez que se abre resulta imposible cerrarla herméticamente sin percibir que ya ha sido abierta. Otro dispositivo es un sello pegado al orificio superior de la botella y que una vez abierto no puede volver a sellarse”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo