Sucralosa y la dulzura en los alimentos

Cuando la obesidad es un mal que aqueja a nuestra población, urge la necesidad de controlar el consumo de azúcar. Para esto existen los edulcorantes no nutritivos que aportan una baja o nula cantidad de calorías a la dieta.

Por

Los edulcorantes son sustancias que se agregan a los alimentos para dar dulzor, permitiendo así reducir el consumo de azúcar, producto que contiene 20 calorías por cucharadita. Esto se suma a que es un producto que no tiene otro valor alimenticio y por eso pertenece a las llamadas “calorías vacías”.
Existen dos categorías de edulcorantes, los nutritivos y los no nutritivos. Los edulcorantes nutritivos, explica María Pía Marchese, ingeniero civil bioquímico y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, entregan calorías o energía a la dieta, como por ejemplo sacarosa, llamada tradicionalmente “azúcar”, fructosa, glucosa, miel y otros. En cambio, los edulcorantes no nutritivos entregan dulzura con bajo o nulo aporte de calorías.
Según María Pía Marchese, el uso de edulcorantes artificiales ha sido objeto de polémicas, especialmente relacionadas con las consecuencias por su consumo a largo plazo. “De acuerdo a esto, la tendencia es buscar otros compuestos de origen natural que cumplan con su función de entregar dulzura, sin aportar calorías”, dice.
Dentro de esta categoría se encuentra la sucralosa, nuevo edulcorante de alta intensidad derivado del azúcar común.
 
Edulcorante de mesa
“La sucralosa no se transforma en el organismo, no es calórica y tiene una dulzura relativa 600 veces mayor que el azúcar. Además, cuenta con una buena solubilidad en agua y excelente estabilidad en una amplia gama de alimentos procesados como edulcorante de mesa (en sus variadas formas líquido, polvo o comprimidos), bebidas de fantasía, productos horneados, productos lácteos, postres congelados, aderezos para ensaladas, entre otros”, detalla la profesional.
Para vivir sano, no es suficiente comer alimentos saludables, sino que se deben cuidar las calorías que aportan los alimentos, dice la académica de la UNAB. “De acuerdo a esto, los edulcorantes no nutritivos , especialmente la sucralosa y otros de origen natural, juegan un papel importante y entregan al consumidor una alternativa real al endulzar sus alimentos sin calorías”, agrega.
Los primeros edulcorantes no nutritivos fueron producidos artificialmente a partir de 1879, siendo la sacarina uno de los más antiguos. Con el tiempo, los nuevos edulcorantes artificiales han sido asociados a la sacarina, utilizándose su denominación para todos ellos, aunque no todos son iguales, ni tienen las mismas propiedades y usos, dice María Pía Marchese. Entre estos está el ciclamato, 50 veces más dulce que el azúcar, descubierto en 1937 y el aspartamo, 200 veces más dulce, que se conoce desde 1965.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo