Nutricionista advierte sobre la importancia de no consumir azúcar durante dietas

Si consumimos azúcar durante un régimen, nuestro cuerpo perderá menos grasa, lo que se traducirá en un resultado pobre, con una bajada lenta y desmotivante para el paciente, advierte Macarena Gullón, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

Por

Muchas veces las personas se embarcan en dietas en las que se privan de numerosos alimentos, pero no de un elemento muy dañino para la salud y, a la vez, contraproducente a la hora de aplicar un plan alimenticio: el azúcar, una importante fuente de calorías.
Efectivamente Macarena Gullón, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, reconoce que muchas veces las nutricionistas escuchan en la consulta decir al paciente con sobrepeso u obeso “yo no consumo chocolates, pasteles ni postres, pero al café y al té, no les puedo dejar de poner una cucharadita de azúcar”. Según explica la profesional, tras esa encuesta alimentaria aplicada resulta que este individuo se toma cinco cafés en el día, que son cinco cucharaditas de azúcar.
“Si consideramos que cada cucharadita tiene 20 calorías ya contamos 100 calorías extra en el día”, advierte la nutricionista. Además, muchos de estos pacientes reconocen que no toleran las bebidas light o zero, así que toman un vaso al almuerzo de alguna gaseosa no light. Eso se traduce en que ese vaso contiene más calorías en pura azúcar. “Si tomamos en cuenta que hay personas que llegan a ingerir un litro de bebida o jugo no light en el día, se siguen agregando calorías a una alimentación que puede ser relativamente saludable en el resto de los alimentos y no tan elevada en calorías”, agrega la académica de la U. Andrés Bello.
 
Resultado desmotivante
Pero ¿qué pasa si esa persona continúa ingiriendo azúcar en una dieta hipocalórica? Según detalla la experta, la manera en que una persona baja de peso es disminuyendo la grasa corporal extra acumulada. “Normalmente el organismo no utiliza esta grasa, que es guardada como reserva calórica frente a una posible escasez que nunca llega, a menos que nos pongamos a dieta, donde las calorías ingeridas sean menor a las necesitadas”, explica.
Macarena Gullón subraya que nuestro organismo desgraciadamente está programado para utilizar como fuente energética otros nutrientes antes que la grasa. “Primero recurrirá a los hidratos de carbono como se llaman todos los azúcares, en segundo lugar irá hacia las proteínas y como último recurso utilizará los depósitos de grasa. Por lo tanto, si consumimos azúcar durante una dieta, nuestro cuerpo perderá menos grasa durante ésta, lo que se traducirá en un resultado pobre, con una bajada lenta y desmotivante para el paciente”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo