Flora nativa en el jardín

Con la ayuda de una guía, que se puede descargar de manera gratuita en internet, podemos aprender a plantar y sembrar especies de flora nativa en nuestros jardines. La idea, impulsada por investigadores, es propagar las plantas originarias de nuestro país, fomentando la biodiversidad y colaborando con la restauración de ecosistemas dañados.

Por

“Los bosques nativos brindan servicios vitales para los seres humanos, como la regulación del clima, la limpieza y el abastecimiento de agua, la provisión de alimentos, y la producción del oxígeno que respiramos”, señala Javiera Díaz, ingeniera agrónoma y editora de la recién lanzada guía “Propagación de flora nativa: experiencias y relatos desde el sur de Chile”, en la que se muestra paso a paso cómo sembrar 31 plantas originarias de nuestro país –desde el alerce hasta la zarzaparrilla– que se ven amenazadas por el avance de las tierras agrícolas y ganaderas, además del aumento de la población de árboles introducidos desde el extranjero.

La publicación explica cómo y en qué época del año se pueden plantar estas especies, con el fin de propagar los árboles nativos, fomentar la biodiversidad en las ciudades y restaurar ecosistemas dañados por la introducción de especies invasoras, como el pino oregón y el eucaliptus.

La iniciativa fue desarrollada por el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y recoge el trabajo realizado por científicos de la Estación Biológica de la Fundación Senda Darwin (FSD), al norte de Chiloé, y de Juan Vidal, encargado del vivero de flora nativa de dicha institución.

La idea es que parques, plazas, e incluso los patios de nuestras casas, pueden convertirse en importantes refugios para estas especies nativas en las ciudades. De este modo, en la guía se aconseja, a quienes deseen contribuir desde sus jardines, “plantar árboles que formen un pequeño hábitat silvestre, para así atraer a los polinizadores que están adaptados a vivir en ellas, gracias a una evolución conjunta entre insectos, animales y plantas, que ha tomado millones de años”, agrega Javiera Díaz.

En cuanto al aporte decorativo de estas especies, los árboles nativos tienen características que los hacen muy atractivos para proyectos de paisajismo y espacios que necesiten una renovación estética. En la publicación se destacan, por ejemplo, algunas particularidades como “el tronco anaranjado del arrayán, los frutos del maqui, la belleza de las flores del chilco, o el aroma cítrico de las hojas del meli”, concluye la ingeniera agrónoma.

 

“Propagación de flora nativa: experiencias y relatos desde el sur de Chile”
El libro está disponible de manera gratuita en el sitio web de difusión científica del IEB:
​http://www.6sentidos.cl/material/guiaPropagacion.pdf

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo