Catalina Justiniano, de Fundación Junto al Barrio: “El proceso no termina nunca”

Fundación Junto al Barrio se inserta en zonas vulnerables y promueve que sean los propios vecinos quienes se involucren y participen activamente en el diseño y transformación de su espacio físico.

Por

Por Erika Cabrera.

Con Catalina Justiniano a la cabeza del proyecto, Fundación Junto al Barrio (JAB) fue parte de la exposición “Latin America in Construction: Architecture 1955-1980”, organizada por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA). Una invitación que reconoce y valida el trabajo que, desde el año 2010, esta fundación ha realizado en distintas sectores segregados de nuestro país.

¿Cómo surge esta idea de ir a exponer a Nueva York?

La invitación nos llegó a través de la Universidad de Columbia, específicamente del Centro de Estudios Latinoamericanos de la facultad de Urbanismo y Arquitectura. La temática del seminario en general estaba centrada en la vivienda social, por lo tanto, el interés en nosotros tenía que ver justamente con poder explicar el rol que tiene el habitante sobre la transformación del espacio, y la importancia de que esté involucrado en ese proceso.

¿Qué postula Junto al Barrio al respecto?

Nuestra apuesta es que, desde la construcción de lazos comunitarios, podemos lograr que los vecinos se empoderen para liderar un proceso de transformación de su barrio y mejoramiento de su entorno. Nosotros estamos convencidos de que tenemos un modelo bien innovador de inversión en capital social, pero apostando a transformaciones físicas que, finalmente, van de la mano de una mejor calidad de vida en los barrios vulnerables en los que trabajamos. En ese sentido, para nosotros fue una gran oportunidad estar presentes en este seminario y, a la vez, conocer otras experiencias y generar redes para futuros intercambios.

¿Cómo fue la recepción de esta propuesta?

Súper buena. Creo que lo que más llamó la atención es que tenemos muy claro cuál es el espacio que le damos a la comunidad y cómo hacemos un plan de intervención, que es a mediano plazo. Además, para nosotros el centro no es el proyecto en sí, sino lo que ocurre y cómo va ocurriendo. Es el proceso.

¿De qué forma escogen los barrios en los que se insertan?

Por lo general vamos a los municipios con quienes tenemos cierta vinculación y les preguntamos sobre cuáles son los barrios más vulnerables. Eso es lo primero en que nos fijamos, porque parte de nuestra misión, además, es lograr ciudades más inclusivas. 

¿Y cómo logran que una comunidad se involucre con ustedes?

Es algo bien paulatino. Lo primero que tenemos que asegurarnos, eso sí, cuando entramos en un territorio, es que haya líderes o dirigentes que tengan ganas de trabajar y que tengan sueños, porque necesitamos un socio para trabajar de forma horizontal. Y luego, a través de distintas metodologías, vamos atrayendo a la comunidad para que se motive con este proceso de transformación y en el diseño de un proyecto que, finalmente, es lo que ellos sueñan para su barrio en unos años más. 

¿Hay técnicas específicas?

Sí. Por ejemplo a través del deporte llegamos a los niños con una metodología que se llama “fútbol callejero”. Así podemos atraer a esos niños y, de paso, llegar también a sus padres o apoderados. 

¿En qué están abocados actualmente como fundación?

Nuestro modelo implica estar tres años en un barrio, en donde nos instalamos con nuestras oficinas, como un vecino más, a trabajar día a día. Por lo tanto, ahora estamos en el proceso de salida de los sectores donde ya cumplimos un ciclo, pero estamos entrando a barrios nuevos a la vez. Quizás lo más novedoso hoy es que estamos insertándonos en Coquimbo por primera vez, en adición a la presencia de Junto al Barrio en Valparaíso y Santiago. En éste último, llevamos bastante tiempo en La Pintana, pero estamos abriéndonos también a nuevos sectores en Estación Central y Huechuraba. 

¿Cuáles son las demandas más recurrentes?

En Chile hay un problema importante, que es de calidad y de carencia de espacios públicos y equipamiento. Por eso nosotros trabajamos y nos focalizamos en la construcción de todo lo que pueda mejorar la infraestructura comunitaria, ya sea por medio de plazas, multicanchas, sedes comunitarias, murales, iluminaria vial, etcétera.

¿Las comunidades se preocupan de cuidar las instalaciones?

Sí, y creo que la gran gracia que tiene JAB es que como estos proyectos surgen de la comunidad, ellos son los dueños y los sienten como un logro personal. De hecho, lo que impresiona cuando uno visita estos lugares, es que además de estar bien mantenidos, siguen siendo mejorados. Es decir, si nosotros entregamos un anfiteatro en una plaza que era de hormigón a la vista y a los vecinos no les gustó, ellos se organizan, hacen un taller de mosaico y hoy día, por ejemplo, están completando en Valparaíso las terminaciones de un anfiteatro con mosaicos. Eso es bien impresionante, porque no es solo que nos los rayen, sino que los cuidan y además quieren seguir embelleciendo estos lugares. En el fondo, el proceso no termina nunca.

Redes sociales: 
Web: www.juntoalbarrio.cl
Facebook: “Juntoalbarrio” 
Twitter: @juntoalbarrio

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo