Manuela Maturana y Paulina Salas, socias de “TuCasa OK”: "Nuestra inspección es completa”

Se trata de una empresa que se dedica a la revisión detallada de propiedades al momento de ser entregadas por la inmobiliaria o su antiguo dueño. Por un costo asequible, el servicio de “TuCasa OK” incluye la elaboración de un informe y un posterior chequeo de las reparaciones.

Por Por Erika Cabrera.

Manuela Maturana y Paulina Salas, ambas arquitectas y amigas, inspeccionan minuciosamente cada rincón de la casa o departamento, a la vez que acompañan a los compradores durante el proceso de recepción de su propiedad. “Es un nicho muy poco explorado en Chile, pero se hace necesario para un público cada vez más exigente”, cuentan las socias fundadoras de “TuCasa OK”, destacando que entregan un servicio confiable y personalizado. “Surge de una necesidad que se ha ido desarrollando con el auge inmobiliario. Yo antes trabajé en la postventa de una constructora y ahí me di cuenta de lo importante que es tener a alguien que asesore al cliente al momento de recibir su propiedad”, asegura Manuela. “Nosotras vamos durante el proceso de pre-entrega de la casa o departamento, que puede ser nuevo o usado, y revisamos todas las terminaciones e instalaciones con el equipo debidamente necesario para realizar esa labor. Siempre acudimos las dos y estamos a disposición del cliente para todas sus consultas”, destaca Paulina.

¿Cómo ha sido la respuesta de los clientes?

P: Buenísima, porque se sienten cómodos y seguros al saber que hay alguien que puede defender sus intereses. Es que ocurre mucho con las inmobiliarias que tienen carta abierta para hacer lo que quieran y no hay una definición tan clara de cuáles son los reglamentos o el procedimiento a seguir. Además, nosotras todo lo hacemos en base al Manual de Tolerancia de la Cámara Chilena de la Construcción, que define los parámetros de hasta dónde se pueden tolerar defectos y hasta dónde no.

M: Obviamente, siempre hay detalles en una construcción, porque hay que entender que todo está hecho a mano, por maestros. Se pueden tolerar, por ejemplo,  rayas o manchas, pero hasta cierto punto, y ahí nosotras somos enfáticas en explicarle al cliente cuándo algo corresponde y cuándo no.  

P: Así como hay cosas que no se pueden dejar pasar. Por ejemplo, que el piso esté desnivelado. Eso es inaceptable y, aunque se demoren un mes, tienen que cambiarlo sí o sí.

¿La inspección de la propiedad es completa?

M: Sí. Nosotras revisamos que no haya filtraciones de gas ni agua, que el tablero corresponda en su nomenclatura con lo que realmente está instalado, que las cocinan enciendan bien, que todos los aparatos estén funcionando correctamente, que no hayan desnivelaciones en el piso, que todas las terminaciones estén bien instaladas, etcétera… En el fondo, nuestra inspección es total, se divide por espacios y, posterior a ello, le enviamos un informe impreso al propietario que puede revisar tranquilamente punto por punto, con fotos y, a la vez, le mandamos una copia digital para que la inmobiliaria sepa lo que tiene que arreglar. De hecho, dejamos todo marcado en la casa o departamento, así es que no tienen dónde perderse.

¿Y cómo ha sido la reacción de la contraparte?

M: Hemos tenido una excelente recepción de parte de las inmobiliarias y de las constructoras. Incluso, nos han dicho que para ellos también es un aporte, porque en realidad es casi imposible entregar un departamento perfecto. Además, cuando hay cosas que no se pueden reparar, conversan entre las partes y llegan a un consenso, pero al menos el propietario ya está informado de cuáles son los defectos que tiene la propiedad.

¿Cuánto cuesta este servicio?

M: Nosotras cobramos por metro cuadrado; $1.800 por metro cuadrado construido en interior y $1.200 por metro cuadrado exterior, ya sean terrazas o loggias. Por ejemplo, si un departamento mide 70 metros cuadrados, el valor sería de $126.000, más exterior.

P: Cuando es una casa usada el valor es diferente, porque tenemos que llevar un gásfiter y un eléctrico certificados para hacer el informe. En ese caso, son $3.600 por metro cuadrado.

M: Y son dos servicios los que nosotras trabajamos. El primero es solamente la inspección y el segundo, la inspección más chequeo. Pero la mayoría de las veces nos contratan ambos, porque así se aseguran de que la inmobiliaria efectivamente haya arreglado todo de forma correcta.

¿Cuál es el perfil que más se repite entre sus clientes?

P: La gran mayoría bordea entre los treinta y los cincuenta años, y está comprando propiedades nuevas. Es que lo que más logran con nuestro informe es hacer valer efectivamente las garantías.

¿Existe mucha desinformación?

M: Bastante. La gente no entiende nada y, como generalmente las condiciones las pone la inmobiliaria, recién ahora los clientes están empezando a exigir sus derechos al momento de recibir una casa o departamento. Está más empoderada, y creo que esa es una tendencia que viene en alza hace unos cinco años. Es que antes las personas no reclamaban, pero ahora, si pagan por algo, quieren recibir un buen producto. No estar, a dos semanas de haberse cambiado de casa, con un montón de maestros arreglando las cosas que deberían haber funcionado bien.

P: En ese sentido, la relación unilateral que existía antes en las inmobiliarias está empezando a cambiar  pero, a la vez, nosotras no queremos que este momento sea una lata o que termine en discusión.

M: Además, así como nos ha tocado en oportunidades defender a nuestros clientes, también hay casos –aunque son los menos– en que el propietario es muy quisquilloso y encuentra que todo se lo tienen que cambiar.

P: Y ahí a nosotras nos toca oficiar de mediadoras, porque si bien somos independientes y trabajamos para nuestros clientes, también somos sumamente imparciales al momento de revisar y nunca estamos del lado de nadie. Sólo estamos del lado de que las cosas se hagan bien.

En la web:

Página web: www.tucasaok.cl

Facebook: www.facebook.com/tucasaokchile

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo