Los nuevos pisos: La retirada del fotolaminado

Gracias a nuevos procesos tecnológicos, se han convertido en materiales más ecológicos, funcionales y resistentes, que se adaptan a las nuevas dinámicas familiares y facilitan su mantención.

Por

El fotolaminado fue uno de los pisos más usados en el último tiempo tanto por quienes aspiraban a remodelar como para quienes diseñaban nuevas casas o departamentos. Ese piso cumplía con estética y funcionalidad.

Pero de acuerdo a Gabriel Pizarro, subgerente de proyecto de Inmobiliaria Lo Campino, los pisos fotolaminados están en franca retirada, por su baja resistencia a la humedad. ¿Qué pasó? Las nuevas tecnologías han hecho cambiar las preferencias. La misma fuente señala que se está introduciendo con fuerza el gres porcelatano, un material que destaca por su alta resistencia y cualidades estéticas.

“La palabra ‘gres’ significa que la masa cerámica de la baldosa es extremadamente “greificada”, es decir, compacta, de ahí que tenga una muy baja absorción de agua, sea muy resistente y fácil de limpiar”, explica el especialista de Lo Campino.

Por lo anterior, el gres porcelanato es altamente recomendable para zonas de alto tránsito, tanto en interior como para exteriores. “Lo que se busca es generar sensación de amplitud y continuidad de los espacios, por lo que paulatinamente se está prolongando el mismo tipo de piso desde la entrada de las viviendas, pasando por el living, comedor y hasta en las terrazas, cambio que ha tenido muy buena recepción entre los clientes de nuestras casas mediterráneas”, agrega Pizarro.

La opción de incluir la terraza como extensión de la casa, a partir del piso, dice relación con el creciente protagonismo de este espacio, que con los años ha duplicado sus metros cuadrados. “Con el fin de integrarla aún más al living-comedor, los proyectos de Lo Campino contemplan amplios ventanales de muro a muro, lo que potencia la amplitud del espacio”.

Otra ventaja de los revestimientos de pisos más modernos es que imitan fielmente el diseño de materiales naturales o de más alto estándar, como piedra, mármol o maderas nobles, lo que permite más posibilidades decorativas. Los colores neutros marcan tendencia. Por una parte, los tonos en la gama del café o beige, que proyectan calidez y reflejan menos la suciedad, mientras los tonos claros transmiten una mayor sensación de amplitud y luminosidad. Para potenciar aún más el espacio, se recomienda recomienda elegir palmetas de mayor tamaño, para no dividir demasiado la superficie.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo