Paisajismo urbano: Paraísos en altura

Las cubiertas o muros vegetales se están transformando en un gran aporte sustentable en la construcción residencial y de oficinas, generando nuevos e innovadores espacios de encuentro, entretención y vida al aire libre para muchos de sus habitantes.

Por Por Paula CHAPPLE C.

Los muros verdes y los jardines verticales comienzan a ser un paisaje habitual en las ciudades y edificios, ya no sólo en exteriores, sino que también en interiores. Se trata de un recurso para crear un entorno más natural dentro del hábitat urbano, adaptado a la realidad de la falta de espacio, que ayuda a mitigar los efectos del cambio climático, reducir la contaminación ambiental y embellecer ciudades y espacios de trabajo y habitables.

Asimismo, tendencias en azoteas privadas y áreas verdes en extensión cobran protagonismo en edificios residenciales y en condominios privados, sumando nuevos espacios al aire libre.

“Tanto en oficinas como en edificios de departamentos y complejos de viviendas se están incorporando áreas verdes dentro de la arquitectura, utilizando zonas comúnmente no habitadas con vegetación, entregando nuevos espacios para el usuario y el medioambiente”, destaca Vicky Rojas, arquitecta de VR+ARQ.

EN ALTURA

Ya sea en muros exteriores e interiores, azoteas o pisos intermedios, distintas iniciativas apuntan a integrar técnicas para desarrollar jardines en balcones y muros de departamentos, oficinas y hasta hoteles.

“Las cubiertas y muros verdes son una buena alternativa para disminuir la presencia gris del cemento cuando no es posible aumentar la cantidad de áreas verdes tradicionales, como jardines, plazas y parques”, indica Vicky Rojas. 

En la actualidad es común que las inmobiliarias ocupen lo que se llama “la quinta fachada”, incorporando en las azoteas de los edificios jardines y áreas de esparcimiento, ya sea en niveles intermedios, muros o incluso en los zócalos, bajo el formato de patios duros o interiores.

Empresas Armas ha desarrollado varios proyectos residenciales con estos sistemas. “Hoy en día tenemos un comprador mucho más informado, que exige otro tipo de requerimientos en las viviendas”, señala Christian Quijada, gerente de arquitectura de Armas. “En nuestros proyectos Ñuñoa Capital y Concepto Move, por ejemplo, incorporamos el Green Wind, que se traduce en terrazas elevadas en pisos intermedios, permitiendo la posibilidad de acceder a una terraza común de mayor volumen sin la necesidad de llegar al último piso del edificio”, comenta Quijada. A ellos esta empresa sumó los edificios Mariategui y To Be, con espacios verticales y muros verdes.

Otra tendencia para aprovechar los espacios en altura que las inmobiliarias han introducido son las azoteas privadas en los últimos pisos, pudiendo desarrollar jardines elevados propios con el valor agregado de sumar un espacio adicional a los metros cuadrados del departamento. “En nuestro proyecto Parque Pocuro tenemos algunas tipologías de departamentos ubicados en el piso 7 conectados a la azotea mediante una escalera, ya sea ubicada al interior del departamento o bien en la terraza. Se tratan de espacios independientes, que van desde los 108 m hasta los 178 m, de una amplitud interesante, y que otorgan un ambiente exterior aparte de la terraza convencional”, comenta Andrés Kuppermann, subgerente comercial de Ralei Grupo Inmobiliario.

OFICINAS Y HOTELES

Un ícono en la ciudad de Santiago es el edificio Consorcio, cuyas fachadas fueron desarrolladas por el arquitecto y Premio Nacional de Arquitectura Enrique Browne. En él Browne propuso –para reducir la molesta radiación de la orientación poniente, especialmente durante el verano– utilizar medios técnicos y naturales para generar una doble fachada: una interior con termopaneles y otra exterior de vegetación para la absorción solar. La fachada vegetal se transforma en un jardín vertical de alrededor de 3.000 m, misma superficie del terreno en la que se construyó el edificio.

Otro de los sellos verdes de Santiago, emplazado en la esquina de Vitacura con Isidora Goyenechea, es la tercera torre del Hotel InterContinental Santiago. Nos referimos a la llamada Garden Tower, que contempla una fachada vegetal de 2.200 m de jardines verticales, que operan como un pulmón verde para el sector de El Golf.

En oficinas boutique el concepto de áreas verdes también ha dado un salto, a través de patios interiores. Estas soluciones no sólo dejan entrar luz natural, sino también eliminan la sensación de encierro que provocan los subterráneos, convirtiéndose en un recurso arquitectónico de gran valor. “Es una nueva tendencia en materia de oficinas. Nuestro primer proyecto de este tipo fue el edificio Live Costanera, donde se proyectaron 7 patios interiores, estratégicamente ubicados para dejar entrar la luz en las plantas bajas”, señala José Ignacio Forteza, gerente comercial de Inmobiliaria Vertical.

EN EXTENSIÓN

Las áreas verdes han dado un salto cualitativo en sus propuestas. La filosofía está puesta en poder dar una respuesta a las necesidades familiares y de recreación, como el llamado paisajismo eco-sistémico, una de las tendencias que se está instalando en torno a las viviendas residenciales y que se ven en nuevos desarrollos, como los de Inmobiliaria Manquehue en Piedra Roja. Se trata de los proyectos de departamentos Hacienda y barrio Privado Aguas Claras, en los cuales la compañía ha querido privilegiar diseños innovadores con espacios naturales de mayor sostenibilidad. “Además de un gran ahorro de agua, el objetivo es desarrollar un paisajismo que, considerando el uso de plantas propias del lugar, permita la conservación de importantes ecosistemas en peligro de desaparecer”, señala Alejandra Zulueta, gerente de marketing de Inmobiliaria Manquehue.

En tanto, en el proyecto Chamisero, de Inmobiliaria Fernández Wood Vizcaya, un 10% del total del proyecto corresponde a áreas verdes, aportando un promedio de 16 m por habitante. “Una de sus principales características son sus 4 km de parque central y un paisajismo que apunta a rescatar las especies nativas del lugar”, destaca Cecilia Celis, gerente de marketing de la inmobiliaria. Adicionalmente cuenta con más de 500 hectáreas de cerros destinados a preservación ecológica “y realizamos parte de nuestras mitigaciones ambientales a través de más de 150 hectáreas de forestación con especies nativas”, agrega la ejecutiva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo