Conocimos el gama alta sin fronteras: Aquí su review

El Samsung Galaxy S8 fue presentado como un teléfono sin límites. Su pantalla envolvente, edge y su revestimiento de vidrio da la sensación de tener en las manos un artefacto adelantado a su época.

Por Consuelo Rehbein

Hace unos días llegó a Chile (por fin) el más reciente de los gama alta de Samsung: el S8. El terminal llegó el 2 versiones, cuya principal diferencia es el tamaño de la pantalla. Así, el S8, y su hermano grande S8+ lograron marcar récord por sobre su modelo antecesor (S7) como el teléfono con mejores cifras de preventa.

En términos técnicos, ambos S8 presentan características que aseguran satisfacer toda necesidad de los usuarios más exigentes. Además, este terminal que enamora con su diseño tenía dos misiones que cumplir: dar un giro a la serie S, y dejar en el pasado lo ocurrido con los explosivos Note, que dieron la vuelta al mundo con la noticia del desastre de sus baterías.

Estética

En lo estético su principal rival es iPhone. En lo técnico, se puede diferir, ya que al usar distintos sistemas operativos depende mucho del usuario. No vamos a caer en el debate de si iOs es mejor que Android porque argumentos buenos hay para ambos.

Si nos centramos en lo que es literalmente "la ficha" del teléfono, encontramos una pantalla Edge redondeada que cubre casi en su totalidad el frontal. Ésta puede ser de 5,8 o 6,2 pulgadas, dependiendo de si es el S8 normal o el plus (S8+). No se espanten. En Publimetro probamos el de 6,2 pulgadas, pero al estar construido en un modelo alargado, el resultado fue un teléfono fácil de tomar con una mano y que entra cómodamente en cualquier bolsillo. A pesar de su gran pantalla, consideramos que le falta ancho para decir que nos encontramos ante un "phablet". Por su diseño, tiene los beneficios de ese tipo de teléfonos, sin perder la comodidad de ser 100% smartphone.

Al estar recubierto de Gorilla Glass, tanto en su frontal como en su parte trasera, es muy agradable al tacto. Se ve y se siente como un artefacto futurista. Sin embargo, eso también nos hace ser muy cuidadosos. Si bien el Gorilla Glass es muy resistente, hemos visto en reviews internacionales que se puede trizar un poco en las esquinas si la caída es muy fuerte. No quisimos arriesgarnos probando esa resistencia.

Con lo hermoso que es su exterior, ponerle una carcaza sería una lástima. La pregunta es: ¿Protegerlo o mantenerlo hermoso? Su valor es bastante elevado, por lo que es muy probable que varios de estos teléfonos terminen rodeados de una carcaza.

Lo técnico

Además de su pantalla revolucionaria, el otro cambio está en el sensor de huellas digitales, que ahora está en la parte posterior del teléfono. Recordemos que el botón Home desapareció y en su reemplazo quedó un botón digital.

Su cámara trasera es de 12 megapixeles con estabilización óptica y apertura f/1.7. La cámara frontal de 8 megapixeles. Si bien, fotografía no es el fuerte de Samsung, las imágenes tienen una muy buena calidad. Aunque en temas de fotografía, el líder sigue siendo Huawei con la incorporación de sus "Dual" creadas junto a Leica.

Siguiendo con esta pieza de joyería de Samsung, su corazón está compuesto por 4 GB de RAM, 64 GB de almacenamiento interno (ampliable por microSD) y cuenta con un procesador Exynos 8895 de ocho núcleos. Definitivamente con estas prestaciones queda claro que es un teléfono que se mantendrá algunos años con un rendimiento acorde a las actualizaciones que podrían llegar. Un desempeño que luego de varias semanas de uso no mostró ninguna debilidad.

Innovación 

Entre "los juguetes" del equipo, cuenta con un sensor de iris como sistema de desbloqueo. Esta característica ya se había visto en el explosivo Note 7, pero ese equipo no alcanzó a llegar a nuestras manos. Funciona bastante bien, aunque de noche es imposible de usar. ¿Lo bueno? Cuando está activado considera también la opción de acceder al teléfono por PIN (de 4 dígitos).

El teléfono es resistente al agua y al polvo (IP68). Con la certificación que posee puede permanecer sumergido en el agua sin problemas. Literalmente podrías lavar tu smartphone con agua, algo útil, considerando que su cuerpo de cristal hace que hasta la más mínima huella digital quede marcada en su cuerpo. Se hubiese agradecido que en la caja se considerara un pañuelo de fibra como el que agregó su competencia LG, en el G6.

Otra de las grandes ventajas de este teléfono es que tiene conector de carga USB-C, y que además trae un adaptador que permite la conexión de USB normal. Esto es de gran utilidad, ya que aparte de poder poner y extraer archivos, trae una app que permite una migración completa desde un teléfono anterior, facilitando el cambio de equipo.

En cuanto a la energía, su batería es de 3000 o 3500 mAh, según la versión elegida. Cuenta con carga rápida, pero tranquilos. No será necesario cargar tan seguido el teléfono. Quedó comprobado que su batería alcanza tranquilamente para estar todo el día con un uso normal, considerando un par de horas de video, redes sociales, smartwatch conectado por bluetooth y más.

Agregamos que a su lado izquierdo (aparte de los típicos botones de control de volumen), cuenta con un botón especial para activar su asistente Bixby. Pero hablar de Bixby da para mucho más. Sólo podemos adelantarles que el asistente de Samsung puso a la marca en la línea competitiva de los asistentes inteligentes.

La evaluación

Lo que más nos gustó de este equipo fue su desempeño. En ese sentido consideramos que su eslogan de "sin límites" cobró todo el sentido del mundo. La batería, si bien no llegaba con un alto porcentaje, sirvió cada día para todo lo necesario y para regresar a casa sin problemas. El lector de huellas, si bien tenía una ubicación un tanto incómoda para personas de manos pequeñas, era bastante ágil en el reconocimiento.

En general el S8+ y su versión normal S8, son terminales que claramente apuntan a lo que se esperaba de la gama alta. Sobra RAM, sobra memoria, sobra procesador. Sin duda es un teléfono que se podrá seguir ocupando sin problema alguno un par de años. El gran problema es su hermoso exterior. Nos recuerda la frase de "se mira pero no se toca". Si no te aproblema ponerle una carcaza (ojalá lo más grande y resistente posible), este es el teléfono para ti. O si eres muy cuidadoso, también. Sin embargo, para quienes vivimos con el celular en el suelo, creo que habría que pensarlo un poco más ya que su precio supera los 670 mil pesos para la versión S8 y los 760 para la versión S8+. Es un teléfono que debe, y merece, ser cuidado. Su diseño enamora.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo