El drama de sufrir el extraño síndrome de la cabeza explosiva

Si bien no hay una evidencia muy clara del origen de la dolencia, los investigadores postulan que su relación con el proceso del sueño podría explicarse con una respuesta del cerebro que envía una reacción cuando siente que se está apagando.

Por Nathaly Lepe

Alguna vez, cuando están comenzando a dormir ¿has sentido un sonido fuerte, ruidoso y como una explosión, pero que proviene desde el interior de tu cabeza?. Si es así, eres parte de las personas que sufren del extraño síndrome de la cabeza explosiva, o EHS (por sus siglas en inglés).

La extraña enfermedad es un síndrome que entre sus efectos provoca en algunos casos dolor de cabeza y desorientación, los que duran un par de segundos.

Los pacientes con EHS sienten un ruido fuerte en sus cabezas, que va aumentando. “Hay un ruido repetino, luego una explosión profunda y sacudida de sonido, burbujas eléctricas y un brillante destello en mi visión, como si alguien hubiera encendido un proyector delante de mi cara", explica una de las víctimas del síndrome.

Según publica la revista Time en su sitio, quienes padecen de esta enfermedad tienen diferentes respuestas, llegando a cuadros de ansiedad y trastornos de sueño, entre quienes sufren de ataques de modo permanente,

Incluso hay quienes buscan una explicación a la enfermedad en teorías conspirativas. “Algunas personas creen que no son eventos naturales, sino que son esencialmente causados ​​por agencias gubernamentales malévolas", dice Brian Sharpless, profesor asociado de la Escuela Americana de Psicología Profesional en la Universidad Argosy.

Si bien no hay una evidencia muy clara del origen de la dolencia, los investigadores postulan que su relación con el proceso del sueño podría explicarse con una respuesta del cerebro que envía una reacción cuando siente que se está apagando.

El profesor Sharpless detalla que de acuerdo a su investigación, el síndrome de la cabeza explosiva está relacionada con una parálisis aislada del sueño. Tal como demostró en un estudio realizado en 2011 donde el 37% de los que tenían EHS experimentaban también parálisis.

Lamentablemente, pese a que existen casos registrados desde 1870, no hay tratamientos para el síndrome y nunca ha habido un ensayo controlado para ello.

Por eso, el mejor consejo para quienes sufren esta enfermedad -explica el doctor Sharpless- es no asustarse y entender que es un proceso natural del cuerpo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo