Valparaíso restaura sus ascensores

La ciudad puerto se caracteriza por sus famosos cerros. La conexión de éstos con el centro y el mar fue tradicionalmente a través de sus elevadores, razón por la que El gobierno regional  está restaurando 9 de ellos. una recuperación invaluable.

Por Isabel Pinto

 

Por: Valeska Silva Pohl.

Fotos: Gentileza MOP.

El 18 de agosto pasado se dio inicio a la recuperación del ascensor Monjas, el cuarto  de un total de nueve ascensores que el Gobierno Regional de Valparaíso adquirió para restaurar y así dar vida nuevamente al medio de transporte más tradicional y característico de la ciudad de la V Región.

La iniciativa –cuya ejecución está a cargo de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP)– constituye uno de los proyectos de recuperación patrimonial más significativos que se hayan realizado en Valparaíso, que se inició el 2014 con la licitación de las consultorías de diseño arquitectónico. En octubre de 2016 comenzó la restauración del primero de los elevadores, el Ascensor Espíritu Santo, ubicado en el Cerro Bellavista.

La inversión para la recuperación de los 9 ascensores –de un total de 16 que existen en Valparaíso– asciende a más de 19 mil millones de pesos, monto que será financiada por el MOP en su totalidad. En el año 2012 el Estado adquirió los ascensores patrimoniales Artillería, Concepción, Cordillera, Espíritu Santo, Florida, Larraín, Mariposa, Monjas y Villaseca, con el propósito de hacerlos funcionar nuevamente  para volver a ser parte de la vida de los porteños y turistas.

Concepción, el ascensor construido en 1883 y declarado Monumento Nacional en 1998, debiese estar entregado en noviembre de este año, volviendo a unir la calle Prat con el Paseo Gervasoni, uno de los sectores más turísticos de la ciudad patrimonial.

Cordillera, de 1894 y también Monumento Nacional desde 1998, fue el tercero de los ascensores en partir con las obras de reparación.

Con la comunidad

Entre los elementos a destacar del trabajo de restauración es que se ha incluido a la comunidad en el  diseño de los proyectos. Carlos Villalón, presidente del Consejo Vecinal de Desarrollo del cerro Monjas –quien además vive hace más de 70 años en el barrio– señala que “felizmente este proyecto se hizo con la participación de los vecinos. La división de arquitectura del MOP y la empresa que rediseñó el ascensor trabajaron con nosotros, hicimos reuniones, hay varias horas de trabajo y de participación que ahora se concretizan… Estamos sumamente contentos, porque para nosotros el ascensor es un ícono, es nuestra imagen pública”.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, ha destacado la importancia de los ascensores como medio de transporte en los cerros de la ciuddad puerto. “Creemos que la línea que ha tomado el Gobierno, de la recuperación de estos ascensores, es la correcta, porque no son sólo museos, son instrumentos y formas de movernos de un lugar a otro, de mar a cerro y de cerro a mar, que creo serán claves para los próximos años de la ciudad, por tanto nosotros alentamos a recuperar la mayor cantidad de ascensores posible”. La entrega del ascensor Monjas debiese realizarse en septiembre de 2018.

El uso de estos funiculares en Valparaíso comenzó en 1883 con la construcción del ascensor Concepción, respondiendo al problema que significaba desde mediados del siglo XIX la expansión del puerto hacia los cerros, situación que imposibilitaba el uso de carros de tracción animal. Inicialmente fueron el medio de transporte de la elite, pero pronto se expandió su uso hacia los barrios más populares, transformándose en el eje del sistema de transporte de la ciudad, contabilizándose más de una treintena a comienzos de la década de 1930, época en que dejaron de construirse nuevos unidades.

La actual restauración no sólo apunta a la preservación del legado histórico y a un mejoramiento estético, sino también a la incorporación de tecnologías actuales en su operación. Así como los primeros funiculares eran movilizados con vapor y con el tiempo debieron convertirse a la electricidad, se aprovecharán estos trabajos para mejorar los materiales, actualizar la tecnología y posibilitar que cumplan con todas las normativas, siendo la más relevante la de accesibilidad universal.

Además del ascensor Monjas están en obras en estos momentos el Espíritu Santo, Concepción y Cordillera. Ya se adjudicaron los trabajos en el ascensor Villaseca; Larraín y Artillería están en proceso de licitación, y en septiembre próximo se licitarán Florida y Mariposa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo