La desconocida y heroica historia del primer gato enviado al espacio hace más de 50 años

La gata regresó sin problemas a la tierra, aunque meses más tarde de la misión fue sometida a la eutanasia, para poder investigar los efectos del viaje espacial en su organismo.

Por Nathaly Lepe

Todos conoce a Laika, la primera perra en ser enviada al espacio en noviembre de 1957 a bordo do de lave soviética Sputnik 2.

Tristemente este “astronauta” este fue el primer animal que murió en órbita, opacando a “Félicette”, un gato enviado al espacio hace 54 años por el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), la versión francesa de la NASA.

El felino fue elegido entre al menos una docena de gatos gracias a su positiva reacción a las pruebas, que incluyeron el clásico proceso de “centrifugado”, donde se pone a los astronautas a girar y enfrentan tres veces la fuerza normal de la gravedad.

Gato espacial The Sydney Morning Herald, 20 de octubre de 1963. / Reproducción

El vuelo de Félicette duró 12 minutos y la llevó a 97 millas sobre la tierra, soportando durante cinco minutos la falta de gravedad.

La gata regresó sin problemas a la tierra, aunque meses más tarde de la misión fue sometida a la eutanasia, para poder investigar los efectos del viaje espacial en su organismo.

Su historia ha estado opacada y oculta durante mucho tiempo y ahora un ejecutivo publicitario busca darle la relevancia que merece, por lo que inició una campaña de recolección de fondos en Kickstarter para poder levantar una estatua en su nombre.

Después de buscar en Google, me quedé fascinado con la historia de Félicette, cómo se había olvidado a lo largo de los años”, explicó el encargado de la campaña que ya ha reunido más de US$52 mil para la estatua de Félicette.

La meta de Matthew es recaudar 40 mil libras, unos 42 millones de pesos, hasta antes del 17 de noviembre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo