La terrible historia de una madre y su hijo que murieron en la absoluta soledad y que fueron encontrados sólo por el nauseabundo olor que salía de su departamento

El caso de Aurelia y Agustín tiene conmocionada a toda España.

Por Camilo Henríquez

Parece uno de esos casos que no pueden suceder en estos tiempos, sin embargo la muerte de una familia en Badia del Vallés, Barcelona, habla de una historia de soledad absoluta y de total desamparo.

Agustín, de 67 años, vivía con su madre Aurelia, de 97, y ambos encontraron un final terrible en el departamento que compartían hace 30 años.

El hombre había enviudado y ante los problemas de la madre, padecía alzhéimer, se había ido a vivir con ella para cuidarla, según indica ABC, ya que su madre era completamente dependiente.

Se preocupaba de todo, la bañaba, le hacía la comida y la sacaba a pasear por los sectores cercanos a su vivienda. Era una vida tranquila y humilde, ya que ambos no tenían mucho dinero y Agustín había rechazado recibir algunas ayudas y sólo cada 15 días un servicio de asistencia social llegaba hasta el departamento para realizar las tareas domésticas.

Hace unos días, no se sabe cuánto, se desató la tragedia. Según El Español, Agustín murió de un ataque al corazón en el comedor de su vivienda y Aurelia en su condición no pudo avisarle a nadie.

Ahí, la anciana vio como murió su hijo y como su cuerpo se descomponía. Finalmente, y tras siete días de angustia, la mujer falleció por inanición.

Los vecinos de Aurelia y Agustín se percataron de su ausencia, pero sólo llamaron a la policía cuando el hedor que salía del departamento se transformó en insoportable.

Al llegar al lugar el pasado lunes, los Mossos de Esquadra se encontraron con la triste escena. El cuerpo de Agustín en el suelo, y el de Aurelia en su silla de ruedas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo