La batalla más feroz de Bruce Lee: el día que enfrentó a un monje budista y maestro del Templo Shaolin

A 77 años del nacimiento de la máxima estrella de las artes marciales en el cine, recordamos una batalla que entraría en los anales del kung fu.

Por Alejandro Osorio
Getty Images
La batalla más feroz de Bruce Lee: el día que enfrentó a un monje budista y maestro del Templo Shaolin

Un día como hoy, el 27 de noviembre de 1940, nació en San Francisco, Estados Unidos, Lee Jun-Fan, que pasaría a la historia como Bruce Lee, el máximo expositor de artes marciales en el cine.

Su destreza y su misteriosa muerte cimentaron un mito que aún hoy se mantiene, pese a que falleció ya hace 44 años, cuando tenía 32 años.

La vida de Lee estuvo plagada de hechos que sobrepasan a la media y que lo perfilaron como “el” ícono del kung fu, pero hoy recordamos uno de sus pasajes más notables y, a la vez, desconocidos. Cuando un joven Bruce Lee, con 24 años, disputó el para muchos fue su combate más feroz. Una batalla que se volvió mítica para los expertos en artes marciales, por el peso de los dos luchadores que se colocaron frente a frente.

Bruce Lee Bruce Lee / AFP

Durante una noche californiana de diciembre de 1964, dos hombres en la cima de sus carreras se lanzaron en una batalla que llegaría a los anales de la mitología del kung fu.

De un lado, un delgado monje budista de 24 años, recién desembarcado de China, exudando modestia aunque era uno de los dotados maestros del poderoso Templo Shaolin, cuna del kung fu.

Y del otro, un impetuoso luchador estadounidense de origen chino, que a sus 24 años se aprestaba a convertirse en una leyenda de este combate sin armas.

Para de enseñar Kong fu a “no chinos”

La génesis el combate fue simple: la comunidad china tradicional en Oakland, California, estaba molesta con Lee porque enseñar los secretos del kung fu a “no chinos” y para acabar con su credibilidad desafiaron al joven estadounidense.

Bruce Lee El recuerdo de Bruce Lee aún este vivo en los seguidores de las artes marciales. / AFP

Si Lee ganaba, podía seguir enseñando su arte, mientras que si perdía, tenía que cerrar sus escuelas. El retador era Wong Jack Man, un maestro en el estilo shaolin del norte, una venta del Kong fu más rica en golpes de pies en comparación a la escuela wing, que seguía Lee. Pero el “Dragón” aceptó y elevó la apuesta: “Derrotó a cualquier que pelee kung fu”, aseguró.

El combate fue en siembre de 1964. El maestro shaolin atacó primero con golpes circulares y uno de los cuales dio en la mandíbula de Lee. El “Dragón” reaccionó y comenzó a perseguir al chino, quien luchaba corriendo por el cuadrilátero, tratando de mantener una distancia prudente de Lee.

La mítica estrella golpeaba con violencia la espalda de Jack Man, hasta que lo logró poner a su alcance y con un par de puñetazos certeros al rostro acabó con el retador.

Wong Jack Man Wong Jack Man, el maestro que desafió a Bruce Lee en 1964. / Facebook

Lee había vencido al desafío de los chinos tradicionales, pero no estaba contento. Se había cansado mucho persiguiendo a su contendor y sus puños se habían inflamado mucho. Además, determinó que sus golpes tenían poco alcance. Entonces, Bruce Lee tomó varias decisiones que lo llevarán a ser el “Gran Dragón”: trabajó su condición física con doble intensidad, aumentó la fortaleza de sus puños golpeando bolsas de arena dura y piedras, e incrementó los movimientos y golpes de tu técnica, superando la escuela wing, creando su propio kung fu: el estilo Jun Fan Gung fu (el kung fu de Bruce Lee).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo