“El sabor salado y cremoso era reconfortante”: probó las cenizas de su madre y ahora quiere comerlas en su cena de Navidad

“Me sentí confundida por lo que había hecho, pero la sensación de comodidad y cercanía que trajo fue el primer consuelo que tuve desde su muerte”, agregó.

Por Nathaly Lepe

La muerte de un ser querido es un duro golpe para cualquiera, en especial cuando el vínculo que existía era tan firme que pese al paso de los años, sigue existiendo.

Para Debra, una mujer inglesa de 41 años, haber perdido a su madre es ese golpe que le ha cambiado la vida y por eso decidió realizar una acción que ha causado polémica y estupor: quiere comer sus cenizas en la cena de Navidad.

La idea reveló al medio The Mirror surgió cuando abrió la caja donde están depositados los restos de su madre e instintivamente se mojó los dedos y los sumergió en las cenizas.

“Antes de saber lo que estaba haciendo, estaban en mi boca y el sabor salado y cremoso era reconfortante”, dijo.

“Me sentí confundida por lo que había hecho, pero la sensación de comodidad y cercanía que trajo fue el primer consuelo que tuve desde su muerte”, agregó.

La mujer había pensado esparcir las cenizas de su madre, pero las llevó a su hogar. Allí las vació en una caja y la dejó al lado de su cama, pronuncia logró la cercanía que quería lograr con su madre.

Así que ahí decidió probarlas y tras esa acción decidió usar las cenizas para cocinar la cena, argumentando que “quiero sentirme lo más cerca posible de ella”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo