"Soy rica y no me he esforzado un puto día de mi vida": Joven chilena le pone la lápida a la meritocracia

Una publicación en facebook abrió el debate sobre la teoría de que Chile es un país que premia el esfuerzo.

Por Agencias

Camila Del Carpio Parra, se llama la joven chilena de 28 años que a través de su facebook barrió con la idea de la meritocracia en Chile. En una honesta publicación Camila niega que para poder triunfar de manera económica en la vida hay que romperse el lomo.

"Que paja leer en muchos lados que “para ganar plata hay que trabajar”, “los ricos no se hacen por generación espontánea, se hacen ricos porque se sacan la cresta trabajando”, “estos flojos quieren que les regalen todo”, comienza el post en facebook.

"Wn, lo digo desde mi posición, no de familia rica, pero si pudiente: yo no me tuve que sacar la cresta para tener auto, me lo regalaron cuando salí de 4to medio; yo no me saqué la cresta levantándome temprano todos los días por 14 años para llegar a la hora al colegio después de viajar una hora colgando de la micro), porque me fueron a dejar en auto hasta que termine el colegio; yo no me saqué la cresta trabajando para pagarme los estudios, porque mi papá me pagó las dos carreras y yo salí a los 27 con dos títulos y sin ninguna deuda.", asegura Camila, titulada de Administración en la Universidad de Santiago.

"Sacarse la cresta no es una garantía de ser rico, si fuera así, habría mucha gente rica: la señora de población que con suerte llegó a 5 básico y se levanta todos los días a las 4am para ir a trabajar al otro lado de la ciudad (donde supuestamente viven los ricos esforzados) recogiendo basura para darle de comer a sus 5 cabros chicos (que tuvo no por negligencia, sino por ignorancia y violencia", continúa la profesional.

¿Meritocracia?, perfecto, estoy totalmente de acuerdo. Pero meritocracia en igualdad de condiciones. Meritocracia cuando tuviste las mismas oportunidades que yo, cuando en tu jardín no te pegaban, cuando en tu colegio la educación era del mejor nivel, cuando no tenías que vender cosas en la calle para comprarte comida y podías dedicarte a estudiar, cuando en tu barrio habían espacios seguros para desarrollarse y no weones fumando y jalando en la esquina a las 2 de la tarde, cuando tenías el apoyo de tu familia, en lugar de vivir solo porque tu mamá tuvo dos empleos para poder mantenerte.

La publicación ha sido compartida más de 4000 veces y acumula cerca de 700 comentarios.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo