En Australia mueren murciélagos con el cerebro hervido a causa del calor

Este domingo el termómetro marcó más de 40 grados, lo que causó el deceso de centenas de "zorros voladores".

Por Dannae Arias

A pesar de que en Estados Unidos se esta viviendo una ola polar inédita, en el otro lado del mundo está pasando exactamente lo contrario; cientos de murciélagos han muerto en Australia a causa del calor sin precedentes.

Este domingo, los habitantes de la ciudad de Campbeltown, Sidney, sufrieron por el sofocante sol a causa de los 44 grados que marcó el termómetro, el día más caluroso registrado en la zona desde 1939. 

Sin embargo, los mayores afectados no fueron los humanos, ya que a raíz de las fuertes temperaturas, fueron avistados cientos de murciélagos muertos en la zona. Algunos esparcidos en el suelo, otros aun colgados de los árboles.

Según explicaron expertos del lugar, el calor afecta directamente al cerebro de estos animales, por lo que simplemente se hierven a causa del estrés térmico. Sobretodo en el caso de los murciélagos jóvenes.

El Servicio de Información, Rescate y Educación sobre Vida Silvestre (WIRES), dedicado al rescate de la fauna, envió rápidamente a sus voluntarios a la zona, quienes recogieron y rescataron a los también llamados “zorros voladores”. Los voluntarios encontraron más de 400 ejemplares muertos y salvaron a alrededor de una centena. 

El método para poder socorrer a los animales fue inyectarles líquidos subcutáneos que pueden llegar a reanimarlos y así salvarles la vida.

Según la misma organización, las muertes podrían ser miles en los próximos días, sobretodo porque a partir de los 30 grados de calor, estos animales comienzan a tener problemas para regular su temperatura corporal.

La organización lamentó el hecho, ya que los murciélagos de este tipo se dedican a dispersar semillas que permiten la sobrevivencia de los bosques y polinizan los eucalipto, el principal alimento de los koalas. Su trabajo nocturno es clave para la subsistencia de la flora en ese país.

A pesar de la triste noticia, esto no es algo nuevo para los australianos. Desde 1995 se calcula que han perecido más de cien mil murciélagos a causa de las olas de calor y el año que se lleva el récord, es 2014, cuando murieron 45 mil ejemplares.

Posted by Help Save the Wildlife and Bushlands in Campbelltown on Sunday, January 7, 2018

Posted by Help Save the Wildlife and Bushlands in Campbelltown on Sunday, January 7, 2018

WIRES volunteer, Barb working with a young flying-fox impacted by the heat.

Posted by WIRES on Sunday, January 7, 2018

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo