Pandilla caníbal asesinó a una pareja y se comió los órganos genitales de la mujer luego de violarla

Los dos mayores de edad que integraban la banda fueron obligados por los mismos presos a tener sexo oral entre sí.

Por Dannae Arias

A principios de este año ocurrió un espantoso homicidio en la ciudad de Camaçari, en Brasil. Los cuerpos de Cristina y Juvenal Amaral, un matrimonio de mediana edad, fueron encontrados mutilados y en estado de descomposición, luego de que la policía los desenterrara de su propio patio trasero.

A raíz de una llamada anónima, las autoridades locales pudieron dar con los responsables del horroroso caso policial; la muerte de la mujer de 44 años y del hombre de 57, estuvo a cargo de una pandilla de caníbales de entre 13 y 29 años, dos adultos y tres menores de edad.

Según avanzó la investigación, pudieron comprobar que Juvenal fue golpeado, apuñalado y obligado a ver cómo violaban en grupo a su esposa. Según trascendió, su espalda fue cortada y rebanada con un cuchillo de hierro cuando aún se encontraba con vida.

El secuestro y posterior tortura de la pareja duró más de 24 horas, tiempo en que la banda criminal intentaba encontrar dinero dentro de la vivienda. El dato fue aportado por la abuela de unos de los responsables, quien trabajaba haciendo aseo en la casa de la pareja. Fue ella quien le comentó a su nieto que el matrimonio había recibido una indemnización de 17 mil euros, lo que serían unos 12 millones de pesos chilenos.

La detective del caso, Maria Tereza Santos, informó en medios locales que “Los órganos internos (de Cristina), incluidos los ovarios y las trompas de falopio, fueron arrancados de su cuerpo y no se encontraron”. Luego de días de investigación, se confirmó que la única respuesta es que los genitales de la mujer fueron digeridos por los mismos antisociales.

Cristina habría sido comida viva, quemada y además sufrió la amputación de su brazo mientras aún podía respirar, explicó la responsable del caso.

Los crueles delincuentes fueron identificados como Daniel Santos Neves de 29 años y Carlos Alberto Neves de 25 años. En cuanto a los adolescentes, solo se conoce que tenían 13, 14 y 16 años de edad. Todos confesaron su culpabilidad.

De acuerdo a la versión de la policía, el ataque fue realizado el día 5 de enero y los culpables fueron apresados cuatro días después.  Los dos adultos están acusados de robo, tortura, homicidio, posesión ilegal de armas, violación, canibalismo y de haber ocultado los cadáveres.

En la cárcel, ambos sujetos fueron víctimas de la venganza social en manos del resto de los reos. Según se viralizó en un video grabado dentro de la cárcel, ambos adultos fueron obligados a tener sexo oral entre ellos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo