El nuevo plan de Bill Gates: crear una “súper vaca” modificada genéticamente

Tras una millonaria inversión, el magnate busca ayudar a disminuir el hambre en el mundo.

Por Dannae Arias

No es un capricho, si no un acto de altruismo. El nuevo proyecto financiado por Bill Gates no tiene nada que ver con computadores, pero sí con nuevos tipos de tecnología.

El millonario creador de Microsoft invirtió recientemente 40 millones de dólares en la búsqueda para acabar con el hambre mundial. Esta vez, se trataría de un proyecto para crear una "súper vaca", una nueva especie modificada genéticamente que logre producir más leche y resistir mejor a las inclemencias del clima.

Ahora, la preocupación de Bill Gates ya no es exclusivamente Microsoft; sus nuevos planes incluyen crear una “súper vaca" de laboratorio, a través de su propia fundación, Bill & Melinda Gates, la cual invirtió la suma de 40 millones de dólares en una organización sin fines de lucro, llamada Global Alliance for Livestock Veterinary Medicines (GALVmed), ubicada en Edinburgo y especialista en genética animal.

El plan es que este nuevo animal sea cuatro veces más productivo que uno normal, coma menos comida y que pueda soportar climas extremos.

Según informó el propio Gates en el foro Davos, el objetivo será mezclar los genes bovinos de origen británico (vacas que llegan a producir casi veinte litros de leche al día), con ejemplares africanos (que a pesar de no producir más de dos litros al día, resisten bien a las altas temperaturas). 

La idea, es que estos ejemplares puedan colaborar con la disminución de los índices de pobreza en el mundo, sobretodo en los países africanos.

Por el momento el proyecto se encuentra en su etapa inicial, y se desconocen los plazos para lograr tener a la “super vaca" disponible en el mercado.

¿Qué es un animal genéticamente modificado?

La investigación genética lleva años invirtiendo en el estudio y creación de “súper” animales.

Para esto, los científicos modifican el ADN de los ejemplares para conseguir algún beneficio en particular; mejor vista, mayor productividad, menor porte, etcétera.

Si bien estas operaciones generalmente se hacen con el objetivo de ayudar en cierto aspecto a la población, hoy en día no existe ningún animal transgénico que según estudios sea benigno para el ser humano. Por el contrario, se estima que a la larga el daño provocado al consumir este tipo de ejemplar sea mayor  que su eventual beneficio.

Casos como la oveja semi humana (que se espera, sea utilizada para transplantes), la vaca que da insulina (creada en 2007 en Argentina), los peces brillantes o las ranas translúcidas son ejemplos de esta nueva biotecnología.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo