¿No es culpa de la comida?: estudio revela que compuestos presentes en sartenes antiadherentes y alfombras se relacionan con la obesidad

especialistas de la universsidad de Harvard, encontraron un vínculo entre el aumento de peso y los compuestos del perfluoroalquilo, presente en varios artefactos de la vida diaria.

Por Nathaly Lepe

La obesidad es una epidemia global, por lo que científicos de todo el mundo están dedicados a estudia qué la origina y cuáles son los factores físicos y ambientales que podrían ayudar a detener esta plaga.

Por eso es que cada cierto tiempo acerca de donde se origina. Aunque sería maravilloso que probaran que el exceso de comida no es uno de los responsables, sabemos que no es así.

Ahora sabemos también que hay algunos compuestos químicos que estarían incidiendo y aumentando las probabilidades de sufrir esta condición.

Así lo establecieron investigadores de la Universidad de Harvard que identificaron que los efectos de los compuestos del perfluoroalquilo (FFAs), utilizados en la fabricación de ollas y sartenes antiadherentes, alfombras resistentes a las manchas y empaques de alimentos pueden contribuir al aumento de los niveles de obesidad, por medio de la alteración de la capacidad del cuerpo para quemar calorías.

Pero no sólo estaría incidiendo en la obesidad. Según el estudio serían un factor de riesgo en enfermedades como el cáncer y problemas inmunológicos.

El nutricionista especialista en factores de riesgo asociados a la diabetes, obesidad y problemas cardiovasculares a cargo del estudio, Qi Sun, realizó su investigación analizando los registros de 621 personas con sobrepeso y los resultados de sus dietas para bajar de peso durante seis meses.

En el trabajo realizado el año 2000 en promedio los sujetos de estudio bajaron en el periodo cerca de seis kilos, pero en el curso de los 18 meses siguientes subieron al menos la mitad de lo perdido.

Lo llamativo fue que aquellos que subieron más tenían altos niveles de perfluoroalquilo en su sangre, siendo las mujeres las que presentaban efectos más complejos.

Según el  informe de la revista Plos Medicine que reproduce el medio inglés The Guardian, las mujeres que registraron los niveles más altos de PFAS recuperaron aproximadamente 2 kg más que aquellas con los niveles más bajos de PFAS.

De esta manera los científicos demostraron que aquellos con altos niveles de PFAS en su sangre también quemaban calorías más lentamente que el resto, según lo medido por su tasa metabólica en reposo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo