Fue golpeado mientras lo encarcelaban, sufrió una infección, le amputaron los pies y salió libre: era inocente

Ocurrió en una prisión de Nicaragua, luego de que la policía local "arrojara" al reo al piso del insalubre baño, en donde estuvo por varios días.

Por Dannae Arias

Juan Rafael Lanzas, de 35 años, fue acusado de robo y llevado a una prisión en Nicaragua a fines de diciembre.

Luego de sufrir una infección mal tratada a causa de las lesiones propinadas por la propia policía local, tuvieron que amputarle ambos pies estando aún dentro de la cárcel.

Finalmente, fue declarado inocente del delito de robo agravado, pero ya era muy tarde, ya habían pasado 22 días desde que los médicos tuvieran que amputarle sus extremidades inferiores, esto debido a una infección que adquirió en el piso del baño, en donde fue "tirado" por la Policía de Matagalpa.

Durante su estadía en prisión, denunció ante la organización no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos humanos (Cenidh) haber sido víctima de un supuesto abuso policial durante el pasado 29 de diciembre, justo en el momento en que lo tomaron detenido.

Según denunció, Lanzas sufrió graves lesiones en ambos pies y luego fue ubicado en el baño de la cárcel, el que afirmó, estaba en pésimas condiciones de sanidad. Fue apresado sin siquiera una orden de captura.

Tal como indicó su familia a los medios locales, durante al menos dos semanas pidió insistentemente ayuda a los policías para que lo llevaran a un médico, pero no fue trasladado hasta que los mismos presos hicieron un motín.

Al ser evaluado por personal médico, estos debieron proceder a cortarle ambos pies más arriba de los tobillos.

El 11 de enero fue llevado al hospital César Amador Molina, en donde se presentó con un cuadro de fiebre, mareos y sangrado de encías. En ese mismo centro asistencial se le diagnosticó Púrpura Trombocitopénica, una afección que provoca la formación de coágulos de sangre en pequeños vasos sanguíneos y desencadena la muerte de la piel.

A pesar de que Lanzas siempre insistió en su inocencia, recién el 16 de febrero fue sobreseído por el presunto robo, luego de que su familia llegara a un acuerdo con el denunciante. Estaba acusado de robar un reloj, una planta solar, herramientas agrícolas y granos, todo eso valorado en 212 dólares, unos 126 mil pesos chilenos.

Si bien Nicaragua está catalogado como uno de los países más seguros de Latinoamérica, este es otro golpe para la imagen de su policía local.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo