“Estoy con el alma hecha pedazos”: el dramático pedido de ayuda de un anciano de 92 años para que no lo separen de su esposa

El angustioso relato del anciano da cuenta de que su mujer será trasladada a un recinto geriátrico “en donde voy a poder visitarla sólo dos horas y con vigilancia”.

Por Nathaly Lepe

La justicia determinó que debían ser separados, luego de que una ex cuidadora de su esposa lo acusara de abusar sexualmente de su propia compañera.

Sin embargo los peritos determinaron que no había signos de abuso y aún así  el anciano argentino de 92 años no ha logrado revertir la decisión de un tribunal de separarlo de su esposa.

La historia publicada por el diario Crónica cuenta la pelea de Ricardo por quedarse al lado de Anita, con quien ha compartido su vida durante 62 años.

El angustioso relato del anciano da cuenta de que su mujer será trasladada a un recinto geriátrico “en donde voy a poder visitarla sólo dos horas y con vigilancia”.

“Si espero el uso de la ley alguno de los dos va a morir, es una carrera contra el tiempo” agrega.

La mujer lleva internada en el hospital 45 días y según testigos el hombre llega a las 6 de la mañana y no se retira hasta las siete de la tarde. Anita no está lucida, pero su marido le canta y según quienes han vivido de cerca la historia ella llora cuando lo escucha.

Luego que se descartaran las denuncias de abuso la mujer fue dada de alta pero aún sigue internada en el hospital a la espera del traslado determinado por la justicia.

El anciano apeló a la medida pero aún no hay un pronunciamiento oficial al respecto.

 "Estamos en vilo, esperando con el corazón destrozado y el alma hecha pedazos. Llevábamos una vida tan buena que ni la muerte nos puede separar. Quiero que el primero que muera tenga la oportunidad de besar la frente arrugada del otro antes de que se enfríe el cadáver”, dijo el anciano que asegura prefiere morir a separarse de su amor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo