Desbarataron red de tráfico de mujeres nigerianas: las obligaban a “iniciarse” con rituales vudú-yuyú

Eran separadas de sus familias para luego prostituirlas en distintos países.

Por Dannae Arias

Agentes de la Europol en colaboración con la Policía Nacional de Cantabria y la National crime Agency (NCA) desbarataron este jueves una red internacional de trata de mujeres.

La red obligaba a las víctimas a ser parte de macabros rituales vudú-yuyú: en ellos las hacían comerse un corazón crudo de pollo, beber whisky y soportar mutilaciones en sus uñas, vello púbico y cabello.

Trascendió que el objetivo de estas “iniciaciones” era establecer un vínculo de servidumbre, pues son tradiciones altamente respetadas en Nigeria, su país de origen.

La organización estaba compuesta por ciudadanos nigerianos y liderada por una pareja asentada en Cantabria (España), quienes controlaban cuatro ejes existentes dentro del mismo país.

Las autoridades detuvieron a 12 integrantes de la banda, siete en Cantabria, dos en Vizcaya, dos en Alicante y una en Manchester (Reino Unido). Junto a esto, liberaron a cuatro mujeres obligadas a prostituirse.

Para lograrlo, la policía debió intervenir 23 líneas telefónicas, investigación que duró casi un año.

Según la información entregada por medios locales, la pareja “líder” de la organización se encargaba de amenazar a las familias de las mujeres raptadas cuando estas no pagaban sus deudas contraídas al ser enviadas al extranjero.

La razón de por qué estas mujeres fueron sometidas por tanto tiempo son estos rituales que las comprometían a no decir nada y portarse bien con la organización “o se les devolverían los males”, según sus creencias nativas.

Las víctimas eran alojadas en Italia mientras esperaban su viaje a España, donde residía su “Madame”, quien además las obligaba a realizar otro tipo de trabajos físicos y a vivir en precarias condiciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo