Australia: hombre mató a su hijastro de seis meses tras “confundirlo con una araña”

Los antecedentes del caso hacen creer a las autoridades que la explicación es solo una coartada, y que en realidad fue un asesinato premeditado.

Por Dannae Arias

En Melbourne, Australia, continúa el juicio contra un sujeto acusado de matar al bebé de su pareja en junio de 2016, luego de que este "lo confundiera con una araña".

Eran las 4 de la madrugada de aquel fatídico día, y la madre, Michelle Dearing, había ido a comprar a un supermercado abierto las 24 horas, dejando a su pareja a cargo del niño.

Según ciertos testigos, el hombre se habría enojado porque la mujer salió a comprar con sus amigas, pero le dijo que solo se fuera. Unas horas después, Dwayne Lindsey, el padrastro del bebé Chayse, lanzó un fuerte alarido luego de ver que algo andaba mal con el niño que tenía a cargo.

El pequeño había sufrido graves lesiones en el cerebro y en la médula espinal, lo que lo llevó a una muerte prematura, a sus cortos seis meses de edad.

El acusado confesó haberse quedado dormido con el bebé en su pecho y que cuando despertó se paró de un salto al sentir una “araña” en su torso. En realidad no era un animal, si no el bebé, quien rodó por su pecho y se golpeó la cabeza al caer encima de un calentador.

Esto pasó en junio de 2016, pero la investigación sigue abierta y con nuevos antecedentes.

Según los informes de la fiscalía, la versión del sospechoso no coincide con una muerte accidental. Incluso, el testimonio de su vecino, Brian Woods, no sería coherente con lo declarado por los padres.

Woods declaró que aquella noche no podía dormir a causa de los gritos provenientes de la casa de la pareja, los que duraron hasta altas horas de la madrugada. Luego, alrededor de las ocho de la mañana, escuchó que el hombre intentaba despertar al bebé. Le decía “oye tú” repetidamente, unas 60 veces según el testigo.

“Hay algo mal con el bebé, ven a casa”, escuchó el vecino cerca de las 8.20 am.

Si bien la controvertida muerte de Chayse parece explicada, los fiscales alegan la intención de causar daños de parte de Lindsey. La acusación se basa entre otras cosas en las muestras de sangre en las murallas, que no coincidirían con el testimonio del imputado.

Según otro de los testigos clave, el hombre admitió haber pateado y golpeado al pequeño. Los médicos concuerdan con la teoría de que las lesiones en su cuerpo no fueron accidentales.

Noches antes Lindsey le había propuesto matrimonio a la joven madre, plan que terminó inconcluso luego del fatal desenlace del pequeño Chayse.

El juicio continurá durante toda esta semana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo