La desesperada petición de un joven de 16 años a la operadora del 911 minutos antes de morir asfixiado tras ser atrapado por un asiento de una minivan

El menor llamó al menor dos veces al teléfono de emergencia antes de fallecer.

Por Camilo Henríquez

Una muerte que pocos pueden entender impacta a la ciudad de Cincinnati en EEUU, luego de que un joven de 16 años falleciera por asfixia tras quedar atrapado en el asiento de una minivan.

Kyle Plush estaba sacando su equipo de tenis desde el vehículo cuando la tercera fila de asientos se volteó y lo dejó atrapado, indica Fox News.

El joven de 16 años sacó como pudo su teléfono celular, marcó al 911 poco después de las 15.00 horas y le relató de forma desesperada al operador que pensaba que podía morir en el lugar.

“Probablemente no me quede mucho tiempo. Dile a mi madre que la amo si muero”, fueron las palabras del joven, sin embargo el operador le preguntó varias veces su ubicación, y no contestó.

La policía recorrió al zona del colegio donde estaba estacionada la furgoneta pero no logró encontrarlo y el menor tampoco contestó a otras llamadas del operador.

Luego, a las 15.35 horas, Kyle logró llamar nuevamente, le dijo a la operadora que “no era una broma” y ahora dio características más específicas.

"Estoy atrapado dentro de mi furgoneta dorada Honda Odyssey en el estacionamiento de las Siete Colinas. Envíe oficiales inmediatamente, estoy casi muerto”, fueron sus palabras.

Por causas que se investigan, los uniformados que estaban en el lugar nunca recibieron los detalles específicos de la minivan y se pudo escuchar en las grabaciones que “habían revisado vehículos en el área pero que no pudieron ver a nadie adentro”.

Finalmente, y seis horas después de la primera llamada, fue la familia la que encontró a Kyle. El menor estaba sin vida y se determinó que la muerte fue “un caso de asfixia accidental debido a la compresión del pecho”.

El jefe de la policía dijo que algo había salido “terriblemente mal” y lamentó que no pudieran obtener la información precisa cuando el “joven estaba pidiendo ayuda a gritos”.

En las últimas horas, el medio estadounidense reveló que la operadora que respondió la segunda llamada se había quejado en las redes sociales por las extensas horas de trabajo el pasado viernes.

Además, desde 2017 que venía posteando sobre las condiciones que terminan por hacerlos "odiar su trabajo".

Por último, según el jefe de la policía, la operadora fue alejada de sus funciones, tiene un “permiso administrativo” y se inició una investigación sobre cómo sucedió la muerte de Kyle.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo