Científicos realizan alarmante advertencia: si el calentamiento global no para las sequías extremas acabarían con dos tercios de la población mundial

Si el calentamiento global continúa al ritmo actual, los déficits de oferta-demanda de agua se multiplicarían por cinco, mientras que las sequías actuales de 1 en 100 ocurrirían cada dos a cinco años en la mayor parte de África, Australia, sur de Europa, sur y centro de Estados Unidos, América Central, el Caribe, noroeste de China, y partes de América del Sur.

Por Nathaly Lepe

Aunque aún existen autoridades mundiales que ponen en duda el Calentamiento Global y los efectos en la Tierra del Cambio Climático, la comunidad científica continúa estudiando y analizando alternativas para detener los efectos en el  planeta.

Sin embargo, los pronósticos se vuelven cada vez menos alentadores, especialmente si los países no se comprometen de manera real en la adopción de medidas de mitigación.

Un grupo de especialista, liderados por Gustavo Naumann del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, publicó el pasado 13 de abril en la revista AGU Journal las conclusiones de su estudio “Cambios globales en condiciones de sequía bajo diferentes niveles de calentamiento”, con un escenario para el planeta bastante catastrófico.

Las mayores demandas de evaporación y los períodos secos más frecuentes y persistentes asociados con el aumento de las temperaturas sugieren que las condiciones de sequía podrían empeorar en muchas regiones del mundo”, comienza el documento.

El estudio investiga la climatología de las condiciones de sequía global bajo diferentes niveles de calentamiento global, considerando los 1,5º y 2º por año establecidos por el acuerdo de Paris y un escenario donde la temperatura sube 3º por año.

Sin embargo, los especialistas determinaron que pese a las medidas de mitigación “es probable que la magnitud de las sequías se duplique en el 30% de la masa terrestre mundial”.

Es decir, “si el calentamiento global continúa al ritmo actual, los déficits de oferta-demanda de agua se multiplicarían por cinco, mientras que las sequías actuales de 1 en 100 ocurrirían cada dos a cinco años en la mayor parte de África, Australia, sur de Europa, sur y centro de Estados Unidos, América Central, el Caribe, noroeste de China, y partes de América del Sur”.

Sobre los impactos que esto tendrá en nuestro planeta, los académicos apuntan a sequías de larga duración relacionados con la disminución de las aguas subterráneas y de los niveles de agua en los embalses. 

“Esto impedirá la reposición de los suministros de agua y puede provocar una recuperación difícil y un impacto socioeconómico prolongado después de sequías severas”, concluyen.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo