Devastadores efectos del cambio climático: Los paraísos tropicales que van a desaparecer en menos de 15 años por el aumento del nivel del mar

Ante este escenario científicos advierten que será necesaria la reubicación de los habitantes de las islas o una importante inversión financiera en nueva infraestructura.

Por Nathaly Lepe

Con el aumento en el nivel del mar y las inundaciones provocadas por las olas, efectos del cambio climático que atraviesa el planeta, una serie de atolones bajos en los Océanos Índicos y Pacífico, están prácticamente con los días contados.

Así lo reveló un estudio científico que además advierte que las reservas de agua dulce en estos paraísos tropicales están en un riesgo tan alto, que en menos de 15 años no habrá posibilidad para que sigan siendo habitados por humanos.

El análisis de los especialistas apunta que a mediados de este siglo, el agua subterránea disponible para el consumo humano, desaparecerá completamente.

De esta manera, la vida en lugares como Seychelles y las Maldivas podría verse afectada a partir del  2030, dice el estudio que reproduce el diario inglés Daily Mail. 

Los especialistas de la Oficina de Vigilancia Geológica de EEUU  (USGS, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Hawaii, hicieron sus análisis basados en la situación que se registra, desde noviembre de 2013 a mayo de 2015, en la isla Roi-Namur en el atolón Kwajalein en la República de las Islas Marshal.

Problemas de agua dulce

Cabe mencionar que la principal fuente de agua dulce para las islas pobladas de atolones es la lluvia que penetra en el suelo y permanece allí como una capa de agua subterránea que flota sobre agua salada más densa.

El problema es que debido a los efectos del calentamiento global, y el  aumento del nivel del mar, el agua dulce en atolones ya no será  apta para el consumo humano.

Según los análisis de los especialistas, realizados sobre la base de las tasas actuales de emisión de gases de efecto invernadero, el exceso de lavado será una ocurrencia anual en la mayoría de las islas atolón a mediados del siglo XXI.

De esta manera la pérdida resultante de agua subterránea potable hará que la habitabilidad humana sea difícil en la mayoría de estos lugares desde los años 2030 a 2060.

Por lo mismo advierten que ante este escenario sea necesaria la reubicación de los habitantes de las islas o una importante inversión financiera en nueva infraestructura.

Por su parte, el coautor del estudio, el hidrólogo del USGS Dr. Stephen Gingerich, dijo que “los eventos de sobrerrelleno generalmente provocan que el agua salada del océano se filtre en el suelo y contamine el acuífero de agua dulce”

"La lluvia a finales de año no es suficiente para eliminar el agua salada y refrescar el suministro de agua de la isla antes de que lleguen las tormentas del próximo año, repitiendo los eventos de sobrerrelleno”, apuntó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo